ViveOnline

Emilio Dumas: «La gran película sobre el Real Madrid está todavía por hacerse»

Entrevista a Emilio Dumas Parte I

Ningún deporte refleja mejor los constantes cambios sociales del mundo actual como el fútbol.

El fútbol se ha asentado como espectáculo de masas gracias a equipos como el Real Madrid y sus incontables éxitos en Liga, Copa y Champions.

Emilio «Athos» Dumas colabora en La Galerna, un portal de opinión y entrevistas relacionadas con el Real Madrid creado por Jesús Bengoechea, donde habla de sus dos grandes aficiones: el cine y el fútbol.

Su primer libro, «Mi vida en La Galerna. Cine e historias de madridismo», es un fantástico recopilatorio de recuerdos propios de la infancia, diversas vivencias, películas favoritas, y personajes reales y de ficción, siempre con el Real Madrid como gran protagonista.

Fúbol y sociedad
La pasión por el fútbol se origina en los años veinte y treinta del siglo pasado, época en la que este deporte se profesionaliza. A esa consolidación del llamado «deporte rey» como espectáculo de masas (dejando casi atrás al todopoderoso cine) contribuyó de manera fundamental, entre otros equipos, el Real Madrid con sus éxitos en la Liga y la Copa de España (todavía no existía la Copa de Europa que tanto prestigio internacional le dio posteriormente al club blanco). Los medios de comunicación, principalmente la prensa, la radio y el cine, dieron fiel testimonio de esta expansión. La difusión de este espectáculo deportivo se originó al mismo tiempo que la sociedad reclamaba una implicación más activa en otros asuntos mucho más delicados como la política. 
 
El fútbol se ha convertido en el deporte que mejor representa las transformaciones sociales del mundo actual. Personas de todas las edades, de cualquier clase social, sin importar diferencias de religión, ideología política o condición sexual, disfrutan con la exhibición que ofrecen dos equipos de once jugadores disputándose un balón. Su disposición para cautivar a la población se traduce en la obligación de reunir exhaustivamente toda la información que envuelve a esta práctica deportiva. La prensa escrita, los canales de televisión, la radio, Internet o las redes sociales ofrecen abundantes reportajes diarios sobre los principales equipos, las selecciones nacionales y sus grandes estrellas. Las noticias más importantes se gestan con las grandes competiciones: la Liga y la Copa, que sostienen la atención de millones de aficionados durante los meses que duran y sirven de fundamento para los duros enfrentamientos internacionales como la Champions League. 
 
Misterio y fascinación en el mundo del fútbol. Un sentimiento difícil de explicar, aunque a algunos grandes escritores como Jorge Luis Borges no les gustaba y lo rechazaban de pleno. El desmedido frenesí que provoca este deporte nos puede hacer pensar que es un espectáculo que ha surgido en los últimos tiempos. Sin embargo, el origen de este entusiasmo por el balompié surge en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial (primera mitad del siglo XX), cuando nace como modelo de diversión favorito para muchos sectores de la sociedad. La iniciativa corrió a cargo de las grandes ciudades europeas, que implantaron una forma de diversión en armonía con los importantes cambios sociales y económicos que trajo la Segunda Revolución Industrial. Se definió el tiempo de trabajo y el tiempo libre, gracias al aumento del nivel de vida, lo que permitió a los ciudadanos a invertir más dinero en el ocio. Estas ideas se adaptaron a las bondades que ofrece el fútbol como pasatiempo agradable: se trata de un deporte con unas reglas básicas para jugar muy sencillas de entender, se disputa en campos que reunen a miles de aficionados y la inquietud que crea el resultado incorpora la incontrolable emoción que le hace tan fascinante. 
Fútbol y cultura cinematográfica
En España, la semilla que convirtió al fútbol en el pilar básico del ocio se plantó hace más de 90 años. Durante ese tiempo se convirtió en uno de los principales representantes de la diversión, compitiendo de tú a tú con otras formas de manifestación cultural como el cine, el teatro e incluso los toros. Conforme iba pasando el tiempo fue barriendo a todos sus «rivales». Los habitantes de las ciudades se iban identificando cada vez más con el equipo que más títulos conseguía. Y un club como el Real Madrid logró que los habitantes de la capital de España se vieran reflejados en sus éxitos. Más adelante esa pasión por el club merengue se fue extendiendo por todo el país a un ritmo vertiginoso. 
 
La expansión, aceptación e internacionalización que ha tenido el madridismo desde entonces le ha llevado al Real Madrid a ser elegido el mejor club del siglo XXI en la última edición de los Globe Soccer Awards. Hace 20 años, fue premiado por la FIFA como el mejor club del siglo XX. Dejando a un lado a sus familiares y amigos, el fútbol y el cine son las dos grandes pasiones en la vida de Emilo «Athos» Dumas.
 
Mosqueterovikingo y fordiano a partes iguales, este licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad Complutense de Madrid y antiguo director comercial y luego director general de Toshiba (Dynabook), colabora desde hace unos años en La Galernaun portal de opinión y entrevistas relacionadas con el Real Madrid, creado por el economista, productor en medios, bloguero y escritor Jesús Bengoechea. La clave del éxito profesional de Emilio la encontramos en el trabajo constante, en la capacidad para mantenerse continuamente actualizado y en saber rodearse de un buen equipo de profesionales, sacar lo mejor de él y motivarlo cuando la ocasión lo merece. 
 
Emilio, como buen descendiente del novelista y dramaturgo francés Alejandro Dumas, lleva la aventura en la sangre y su incondicional admiración hacia John Ford, John Wayne y el wéstern le ha llevado a visitar el espectacular Monument Valley, un paisaje donde se han rodado muchísimas escenas de estos dos grandes genios del séptimo arte. Acaba de publicar hace poco Mi vida en La Galerna. Cine e historias de madridismo, una fantástica recopilación de los 89 mejores textos que Athos, para los amigos, ha publicado en La Galerna (Madridismo y sintaxis), todos ellos con un protagonista en común: el Real Madrid. En todos estos artículos trata de demostrarnos de manera ingeniosa y perspicaz el madridismo de grandes figuras universales del cine, la música y la literatura, como John Wayne, Alejandro Dumas, John Ford, Indiana Jones, Maureen O’Hara, Sherlock Holmes o el mismísimo Winston Churchill, ex Primer ministro del Reino Unido. 
 
Nuestro entrevistado escribe estas historias, en las que mezcla realidad y ficción (algo casi obligatorio en la literatura), para darle voz a sus propias experiencias. Componer su inherente autobiografía para conferir a todas sus vivencias pasadas una sólida estructura, acorde con el sentido más profundo de su vida personal, no le ha tenido que resultar nada fácil. Iluminado por una nueva luz que, al mismo tiempo que la deforma, le da sentido a la realidad y fantasía que envuelve todo lo que escribe. Pero lo más fascinante de sus relatos es que se sustentan en un territorio absolutamente subjetivo que revelan lo irrevelable. 
Mi primera publicación

Pregunta. ¿Qué le ha llevado a un profesor de Historia y Lengua Española a escribir Mi vida en La Galerna, un libro sobre cine e historias de madridismo? 

 
Respuesta: Llevo varios años escribiendo artículos en la revista de Internet de La Galerna. El año pasado, tras tantos meses de confinamiento, me planteé seleccionar varios de los textos ya publicados, estructurarlos por capítulos, y hacer una obra compacta, con una lógica que pudiera hacerla atractiva para el lector. 
 
P. En tu primer libro has recopilado 89 artículos de los que has escrito para La Galerna en siete partes. En todos ellos demuestras un amor inmenso por tu club de fútbol favorito: el Real Madrid. Pero ¿qué otros temas tratas en tu libro? 
 
R: Soy socio del Real Madrid desde niño y mis recuerdos más antiguos y felices están siempre relacionados con mi club. En los 89 artículos todo gira en torno al Real Madrid, al que relaciono todo tipo de conexiones con mis películas favoritas, mis ídolos del celuloide, personajes de novelas y de cómics, escritores preferidos, bandas de música, e incluso personalidades reales, como Winston Churchill o el reciente ganador del Premio Nobel de Literatura, Peter Handke.
 
P. ¿Cuáles son tus primeros recuerdos futbolísticos? 
 
R. En el patio de mi colegio, el Liceo Francés de Madrid, en la calle Marqués de la Ensenada (hoy en día sede del Consejo General del Poder Judicial), jugábamos al fútbol cada día. Al llegar a casa, repasaba mis álbumes de cromos con mis jugadores predilectos: Pirri, Amancio, Gento, Velázquez, Betancort… Al acabar los deberes, me ponía a jugar a las chapas partidillos de fútbol. Y un buen día, para estrenar mi reciente carnet de socio, mi querido padre me llevó al Bernabéu para ver un Madrid-Celta. Debió de ser uno de los últimos partidos de Gento, que todavía, con 37 años, corría más que todos los defensas contrarios.
 
P. ¿Recuerdas el primer partido de fútbol que viste? 
 
R. No me acuerdo muy bien del Madrid-Celta que acabo de mencionar. Lo que sí tengo muy vivo, y sale en el libro, es cuando acudí con mis padres, el 14 de diciembre de 1972, al segundo homenaje a Paco Gento (el primero fue en 1965), que coincidió con el 25º aniversario del estadio Santiago Bernabéu. Fui vestido con mi camiseta blanca inmaculada del Real Madrid y mi madre me había cosido un número 7 con tela negra, ya que yo siempre quise ser como Amancio, el dueño del dorsal. El partido fue contra el Os Belenenses portugués, el mismo rival que tuvo el honor de inaugurar el estadio en 1947.
Creatividad, amistades y pasión
P. ¿Cuándo entraste a formar parte del grupo de colaboradores de La Galerna
 
R. Yo leía a diario La Galerna y les seguía por Twitter desde sus inicios en 2015. Un buen día, se me encendió la bombilla y escribí a su editor, Jesús Bengoechea, un mensaje directo para decirle que me gustaría escribir de vez en cuando para su revista. Me llamaba mucho la atención aquello que ponía La Galerna. Madridismo y sintaxis. Las mejores firmas del planeta. Me parecían geniales esas frases. Y Jesús tan solo me dijo: «Mándame algo y ya veremos». Eso fue en marzo de 2017, hace cuatro años. Y aquí sigo. Una de las mejores experiencias de toda mi vida. Estar en La Galerna es un privilegio, una satisfacción y un placer inconmensurable. Desde entonces, Jesús Bengoechea es uno de mis mejores amigos, y le debo mucho, de verdad.
 
P. ¿Cuántos textos llevas escritos para La Galerna? 
 
R. A día de hoy llevo 210. Es decir, que me sale exactamente una media de 52 al año, o sea, uno por semana. Es cierto que a veces he escrito hasta tres en una semana y luego me paso tres o cuatro semanas sin escribir nada.
 
P. ¿Qué te ha aportado profesional y personalmente escribir en La Galerna
 
R. Profesionalmente (aunque lo hago de forma desinteresada), escribir de forma regular en una revista que, por la calidad de sus autores, es como trabajar en un restaurante de tres estrellas Michelin, es casi como estar en el Hollywood de los grandes estudios de los años 30, y vivir rodeado de talento: mis compañeros son los Ben Hecht, Billy Wilder, Joseph L. Mankiewicz o Dudley Nichols del madridismo. Aprendo cada día con su prosa, su erudición y su sentido del humor. Personalmente, he conseguido un nuevo grupo de amigos, amigos de los de verdad, con los que comparto a diario, a través de nuestro chat de Whatsapp, alegrías, sinsabores, sabiduría, información, entretenimiento, en definitiva. Para mí, formar parte de La Galerna, ha representado ser una bendición en mi vida. Y llegó en el momento justo.
 
P. ¿Cuántas personas colaboran contigo en La Galerna? ¿Qué valores y competencias destacarías de tus compañeros? 
 
R. Jesús Bengoechea es el padre de la criatura y el editor. Casi todos los días escribe «El Portanálisis», que es el repaso de las portadas de los cuatro diarios deportivos más importantes de España: Marca, As, Sport y Mundo Deportivo. El redactor jefe es Pepe Kollins, un madridista catalán (los madridistas catalanes deberían de estar todos en un altar, son admirables) que trabaja 24 horas al día y procura poner orden en la redacción, que a veces tiende a desmadrarse por la pasión que ponemos todos. Hay muchos colaboradores, pero de los que escriben más a menudo, destacaría a Joe Llorente, leyenda de nuestro baloncesto, Ramón Álvarez de Món, Mario de las Heras, Fred Gwynne, Amiguete Barney, Señor Paquito, Rafa Moreno, Andrés Torres y bastantes más (espero, ¡por favor!, que no se enfaden conmigo aquellos a los que no cito). El gran intelectual Antonio Escohotado escribe con regularidad su especial visión post partido en sus crónicas. Algunos, como Fred o como Paquito, escriben los textos más desternillantes e irónicos. Otros, como Alberto Cosín, son enciclopedias vivas de la historia del Madrid. Cada compañero es completamente distinto de los otros: de ahí la variedad infinita de estilos y de tipos de textos que ofrecemos día a día a nuestros lectores.
 
P. En Mi vida en La Galerna tratas de demostrarnos el madridismo de grandes figuras universales del cine, la música y la literatura, como Alejandro Dumas, John Ford, Indiana Jones, Maureen O’Hara o el mismísimo Sherlock Holmes. ¿Qué es verdadero y qué es ficticio en el revisionismo madridista que realizas en esta obra? 
 
R. Todo empezó en mi segundo texto para La Galerna, «Cada vez más solos», en el que describía un Real Madrid abandonado por la prensa y atacado por todos los frentes. Parecido al sheriff Will Kane de Solo ante el peligro. A partir de ahí, y dada mi pasión infinita por el séptimo arte, se me ocurrió ofrecer paralelismos entre películas, o escenas de películas, y actores y directores de cine, con noticias que trataban sobre el Real Madrid. De ahí pasé a músicos, se me ocurrió, por ejemplo, hablar de las semejanzas que, a mi juicio, tiene Benzema con el beatle George Harrison. Y de esta forma, como dice Jesús, en cierto modo he creado un subgénero combinando historias entre mis aficiones y mi Real Madrid. Así que me invento, y procuro demostrarlo, que Sherlock Holmes era madridista, o que lo es Astérix, o el grupo The Jam, o las maravillosas Maureen O’Hara, Lauren Bacall o Hedy Lamarr.
«Daremos con ellos, te lo prometo, daremos con ellos. Tan seguro como que la Tierra gira»
P. ¿Por qué han tenido tanto éxito estos curiosos retratos de personalidades presuntamente madridistas? 
 
R. Creo que la clave es que están bien documentados. Como bien decíais al principio, yo soy profesor de Historia y de Lengua Española, aunque no ejerzo desde hace muchísimos años. Pero me queda de aquello que, en la medida de lo posible, si cuentas algo, tiene que sostenerse en una base documentada. Hay que ser muy riguroso a la hora de mencionar una filmografía, una bibliografía, las fechas, los repartos… Ahí hay un trabajo detrás, no es una improvisación pura y dura para ver qué es lo que sale al final. Por ejemplo, en mi artículo sobre «El madridismo de Sherlock Holmes» hay muchas horas previas de estar buceando en las historias de Conan Doyle, y de buscar citas exactas y frases adecuadas que estén relacionadas con lo que quiero contar. No se trata solamente de «hablar de oído» o de acordarse de algún hecho concreto o de una situación de una novela o de una película: hay que revisar que, efectivamente, cuando hablas de Clint Eastwood, lo que escribes está documentado en una biografía de calidad como la de Patrick McGilligan, o en una página seria de Internet. Una vez hecha esa investigación previa, se trata de «adornar» el texto con referencias madridistas. En general, nuestros queridos lectores de La Galerna, en sus comentarios a mis textos, se muestran bastante satisfechos con ellos, ya que les entretienen, y, en cierta medida, también les enseñan hechos o anécdotas que desconocían.
 
P. ¿Qué es el Real Wayne Madrid? 
 
R. (Se ríe a carcajada limpia). Es uno de los textos a los que le tengo más cariño. La base para el artículo era la película The searchers (Centauros del desierto), una de mis tres favoritas de toda la historia, y, además, de John Ford y de John Wayne, mis dos personalidades favoritas en el mundo del cine. En mi libro Mi vida en La Galerna salen en portada y en contraportada paisajes del Monument Valley, emblemático lugar favorito de los rodajes de Pappy Ford. Es un homenaje a ellos dos, a la música de Max Steiner, a una obra maestra indiscutible, que en su momento no tuvo buena acogida, pero que sin embargo es una maravilla. Steven Spielberg dice que es la mejor película de la historia. Y Spielberg sabe mucho de esto. En definitiva, quise plasmar la soledad a la que muchas veces se enfrenta el Madrid, es el mejor club, el más laureado, a la vez el más querido y el más odiado, pero también el más incomprendido. Y, siempre, es criticado gane o pierda. Tras cumplir con su deber, como Ethan Edwards, se cierra una puerta tras él, y vuelve a quedar solo. Y empieza de nuevo una búsqueda, que puede durar meses o años, en la que se encontrará muy solo. Pero seguirá cumpliendo con su deber por los siglos de los siglos. 
 
P. ¿Por qué te gusta tanto John Wayne? 
 
R. Yo veía en televisión «películas de vaqueros» en blanco y negro y siempre me imponía su figura. Ciertos seudointelectuales en los años 70 y 80 trataron de minimizar su figura, también la de John Ford, la de los viejos wésterns, diciendo que si esto y que si aquello, mayoritariamente sin argumentos serios, por quedar bien y porque era lo «progre». Wayne es uno de los mejores (para mí el mejor) de siempre: un actor que es capaz de encarnar como nadie el odio con la mirada de Ethan Edwards en Centauros del desierto, y que, al mismo tiempo, recrea un personaje tan rico y variado (y hasta cómico en ocasiones) como Sean Thornton en El hombre tranquilo, tiene que ser a la fuerza un actorazo. Sus tres personajes en la trilogía de la caballería fordiana, basada en los relatos de James Warner Bellah, son excepcionales y muy diferentes entre sí. El capitán York, matizando el carácter de subordinado de Fort Apache ante el insensato sentido del deber del coronel Thursday (Henry Fonda), la veteranía del capitán Nathan Brittles cumpliendo hasta el último minuto antes de su retiro en La legión invencible, la evolución en el carácter del estricto coronel Kirby Yorke en Río Grande, con la presencia de su mujer y de su hijo recién alistado como soldado raso. O su perseverante Ringo Kid de La diligencia. O su decadente Tom Doniphon en El hombre que mató a Liberty Valance. O su «Rooster» Cogburn en Valor de ley. Tantos otros: ¡Hatari!, Río Bravo, Río Rojo, El Dorado, Misión de audaces… He de confesar que, de niño, en el parque Eva Duarte de Madrid, jugando con mi hermano pequeño y con mis amigos, siempre era yo el David Crockett de El Álamo, película que, sin exagerar, habré visto más de 15 veces. Años después me enteré que Wayne, además, la dirigió (con algún empujoncito de su Pappy), lo cual hizo que su gigantesca figura volviese a acrecentarse a mis ojos.
 
P. ¿Qué relación han tenido el cine y el Real Madrid a lo largo de la historia? 
 
R. Aunque siempre ha habido relación entre el cine y Real Madrid, sobre todo a partir de los años 50 (hay un excepcional documental dirigido por el prestigioso Rafael Gil con motivo del cincuentenario del club, en 1952, que desgraciadamente es imposible de encontrarlo en su totalidad), es necesario decir que nunca el cine ha plasmado la grandeza del Real Madrid. Aparte de que el estadio Bernabéu ha sido protagonista en muchas películas españolas de los años 50 y 60, ha habido varios intentos fallidos de plasmar en celuloide lo que ha sido nuestro querido club. Me acuerdo del estreno del documental Real, sobre varias historias de madridismo a lo largo y ancho del planeta, que tuvo un estreno multitudinario en el estadio y que luego resultó fallido. Casi lo mejor que se ha hecho fue el documental Bernabéu, hace tres años, en el que se rescataron imágenes de hace más de un siglo de antigüedad, pero en el que yo, por ejemplo, eché en falta la presencia del baloncesto, que tan importante ha sido en la historia del club. La gran película sobre el Real Madrid está todavía por hacerse. Y hay suficiente material para rodarla, tan solo si hablamos de Copas de Europa, de fútbol hay 13 en la vitrina del Museo Blanco y de baloncesto, otras 10, récords absolutos en ambos casos. En los últimos años, ha habido excelentes documentales sobre las últimas Copas de Europa logradas, llamados En el corazón de la Décima, En el corazón de la Undécima… Pero dichos documentales no han sido exhibidos en salas comerciales, tan solo en la televisión del Real Madrid o enviados a los domicilios de los socios en formato DVD.
De personajes y celebridades
P. ¿Nos puedes dar los nombres de algunos famosos contemporáneos de la política, la cultura, el espectáculo, la comunicación, el ocio y el deporte que sean madridistas hasta la médula?
 
R. Así, a bote pronto, y sin contar a los políticos, que no me interesan, se me ocurren:
 
Espectáculo:
 
Bertín Osborne
Fernando Fernán Gómez
Pepe Bódalo
Tony Leblanc
Rafael Gil
Richard Gere
Tom Cruise
Viggo Mortensen
Maribel Verdú
Ana Obregón 
Sergio Dalma
José Coronado
Pepe Rodríguez
Norma Duval
Antonio Banderas
Plácido Domingo
Julio Iglesias
Antoñete
Miguel Ríos
El Gran Wyoming
Ramoncín
José Luis Perales
Juanito Navarro
Manolo de Vega
Alfredo Landa
Santiago Ramos
Antonio Resines
Concha Velasco
Miguel Ángel Muñoz
José Mercé
Javier Cámara
Miguel Bosé
El Fary
Ricky Martin
Jesús Vázquez
José María Cano
Nacho Cano
Chuck Norris
Elsa Pataky
Jorge Sanz
Alejandro Sanz
Pilar López de Ayala
Emilio Aragón
Terelu Campos
David Summers 
Álvaro Urquijo
Quique San Francisco
Andrés Calamaro
Ariel Rot
Jaime Urrutia 
Vanessa Romero 
El Fandi 
Carlos Latre 
Alejandro Talavante 
Antonio Gala 
Jose Luis López Vázquez 
Carla Goyanes
Josema Yuste 
Millán Salcedo
Alejandra Prat
Luis Fonsi 
Julio José Iglesias 
Enrique Iglesias
Tamara Falcó
Enrique Ponce
Marc Anthony 
Diego «El Cigala«
Lydia Bosch 
Fernando Colomo 
Imanol Arias
Elena Furiase 
Raquel del Rosario 
Las Azúcar Moreno
Rosario Flores
Manu Carrasco 
Michelle Jenner 
Amaia Salamanca 
Eva González
Malú 
David Civera
Maribel Sanz
Bibi Andersen
Pepe Herrero
Javier Capitán
 
 
Deporte:
 
Manolo Santana
Ángel Nieto
Rafael Nadal
Fernando Alonso 
Luka Doncic
Sergio García
Carlos Sáinz
Carlos Sáinz Jr
Juan Carlos Ferrero
Fernando Verdasco
Gervasio Deferr
Fonsi Nieto
Talant Dushebaiev
Javier Fernández (patinaje)
Javier Lozano (seleccionador de Fútbol Sala)
David Cal (palista)
Alberto Contador (ciclista)
Feliciano López
David Meca
Blanca Fernández Ochoa
Paquito Fernández Ochoa
María Vasco (atletismo)
Miriam Blasco (judo)
Rafa Pascual (voleibol)
Óscar Pereiro (ciclismo)
Abel Antón (atletismo)
Fermín Cacho (atletismo)
José Luis González (atletismo)
Isabel Fernández (judoka)
Alejandro Valverde (ciclista)
Hugo Gatti (fútbol)
José Manuel Calderón (baloncesto)
José Luis Abajo (medallista olímpico en esgrima)
Virginia Ruano (tenista)
Joan Llaneras (ciclista)
 
Cultura/Comunicación
 
Javier Marías
Mario Vargas Llosa
Andrés Amorós 
David Gistau
Jorge Bustos
Manuel Jabois
Luis Herrero
Eduardo Torres-Dulce
Luis Alberto de Cuenca
Federico Jiménez Losantos
Carlos Boyero
Dieter Brandau 
Alfonso Ussía
Pedro J. Ramírez
Ana Pastor 
Antonio García Ferreras
José Luis Uribarri
 
«Llévame a ... iremos un ratito a pie y otro caminando»
P. Te defines como un «amante del cine clásico de John Ford y de las novelas de aventuras de Alejandro Dumas y de Robert Louis Stevenson», aunque tu gran pasión es el Real Madrid Club de Fútbol. ¿Cuándo comenzó tu afición por el Real Madrid? 
 
R. Desde muy pequeño. A los cuatro años más o menos. Mis padres, ambos, eran socios. Mis cuatro abuelos y abuelas, también. En casa se hablaba todo el rato del Madrid, de las Copas de Europa, de Di Stéfano, de Puskas, de Gento, de Kopa, de los «Yeyés»… Los domingos, mi padre y mis hermanos mayores iban al fútbol, y cuando el Madrid jugaba fuera, se escuchaba Carrusel Deportivo toda la tarde en casa. Empecé a ir al estadio a los ocho o nueve años, recién estrenado mi carnet, y desde entonces, no he dejado de ir al Bernabéu y, cuando he podido, he acompañado al equipo por muchos estadios de España y de Europa: Amsterdam, París, Glasgow, Lisboa, Milán, Cardiff, Kiev… También estuve en Abu Dhabi para un Mundial de Clubes que ganamos al Gremio brasileño.
 
P. El Real Madrid fue elegido el mejor club del siglo XXI en la última edición de los Globe Soccer Awards. Hace 20 años, fue premiado por la FIFA como el mejor club del siglo XX. ¿Cuáles son los principales pilares de la grandeza del club blanco? 
 
R. Hablo mucho de ello en mi libro. Sobre todo, es luchar sin desmayo. Ante cualquier circunstancia. Siempre ir a por todas, a por el partido, aunque esté todo perdido. No rendirse jamás. Esto último es una verdad absoluta, si no, que la gente recuerde lo de Lisboa en 2014, cuanto todo estaba perdido en el minuto 92, antes de que Modric sacase el famoso córner que cabeceó Ramos. Y, por supuesto, el respeto al rival en cualquier circunstancia, el saber perder, que a veces no es nada fácil. El seguir intentándolo siempre. Perseverar. Esforzarse. Trabajar sin desmayo. Procurar siempre estar preparados para seguir mejorando. Afán de superación.
 
P. ¿Qué valores tiene el Real Madrid que lo hacen completamente diferente al resto de los clubes?  
 
R. Muchos de los que acabo de nombrar. Pero, sobre todo, no rendirse nunca. Muy Winston Churchill. Incluso estando medio muerto, no se sabe por qué, acaba siempre resucitando. El Madrid no es un estilo, como puede ser el Barcelona. El Madrid es querer siempre ganar. Lo dijo hasta Lionel Messi: «El Madrid juega para ganar».
 
Centauros de leyenda
P. ¿Cuáles son tus jugadores del Real Madrid favoritos? 
 
R. Al que más admiré nunca lo vi jugar, por mi edad: Alfredo Di Stéfano. Era un dios en mi casa. Tuve la suerte de conocerlo en persona. Y era una personalidad excepcional, única. También Gento, «la Galerna del Cantábrico», a quien Dios guarde muchos años, el jugador más laureado en Copas de Europa. De los de cuando yo era niño: Amancio, Pirri, Betancort, Velázquez y Santillana. Luego, ha habido muchos: Chendo (que además es muy amigo mío), Butragueño, Martín Vázquez, Laudrup, Mijatovic, Hierro, Redondo, Roberto Carlos, Zidane… De los de ahora, me quedo prioritariamente con Benzema, con Kroos y con Modric. Y con Cristiano Ronaldo, claro. Y con Ramos. Su gol en Lisboa fue la liberación de millones de madridistas que veíamos el abismo muy muy cerca.
 
P. ¿Qué otros jugadores de fútbol te gustan que nunca hayan jugado en el Real Madrid? 
 
R. Ellos se lo han perdido (se ríe). Vi a Pelé con mis ojos de ocho años en el Mundial de México 1970 y me fascinó. Admiré (y sufrí como rival) a Cruyff y a Maradona. Me gustaban mucho el «Torpedo» Müller, Gárate, Hoeness, Baresi, Maldini, Platini, Giresse, Tigana, Zico, Sócrates, Van Basten, Ronaldinho. Messi también…

Continuará…

Redes sociales de Emilio Dumas

Twitter: @AthosDumasE

LinkedIn: emilio-dumas

Redes sociales de La Galerna

 
 
Instagram: @lagalerna_
 
Twitter: @lagalerna_
 

¿Qué te ha parecido hasta ahora la entrevista? Nos haces un favor si compartes y comentas   ¡¡Muchas gracias!!

27 comentarios en “Emilio Dumas: «La gran película sobre el Real Madrid está todavía por hacerse»”

  1. Magnificent beat ! I wish to apprentice at the same time as you amend your site, how could
    i subscribe for a weblog web site? The account aided me a acceptable deal.
    I have been a little bit acquainted of this your broadcast provided brilliant transparent idea

  2. I like the helpful info you provide in your articles. I will bookmark your weblog and check once
    more right here regularly. I am reasonably certain I will
    learn many new stuff right right here! Best of luck for the next!

  3. That is really fascinating, You’re an overly professional blogger.

    I’ve joined your feed and look ahead to in quest of extra of
    your magnificent post. Also, I have shared your site in my social
    networks

  4. Thanks , I’ve recently been searching for info
    approximately this topic for ages and yours is the greatest I’ve found out so far.
    But, what about the bottom line? Are you sure about the supply?

    Review my blog post – DFine8

  5. hi!,I really like your writing so so much! proportion we communicate extra approximately your article on AOL?
    I require a specialist in this house to unravel my problem.
    May be that is you! Taking a look forward to look you.

    Feel free to surf to my blog: Leafy Living CBD Oil, Jacklyn,

  6. Somebody essentially lend a hand to make seriously articles I would state.
    This is the very first time I frequented your website page
    and so far? I surprised with the analysis you made to make this actual put up amazing.
    Wonderful job!

    Review my homepage – D-Fine8

  7. My family members every time say that I am wasting my time here at net,
    except I know I am getting know-how every day by reading such good articles.

  8. It’s in point of fact a nice and useful piece of info.
    I’m glad that you shared this useful information with us. Please keep us informed like
    this. Thanks for sharing.

  9. It is appropriate time to make some plans for the future and
    it’s time to be happy. I’ve read this post and if I may just
    I desire to recommend you few fascinating things or
    suggestions. Maybe you could write next articles regarding this article.
    I desire to learn even more things approximately it!

  10. Fátima González-Izcaray

    ¡Excelente entrevista! Impresionante el conocimiento sobre cine y el Real Madrid de Emilio Dumas ¡Es totalmente Galáctico!

  11. Muy buena entrevista en la que el mosquetero Atos demuestra su gran cultura y su gran amor al Real Madrid
    Me ha encantado!

Responder a Alexandra Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.