ViveOnline

Victoria Iglesias: «La fotografía es pintar con luz y dibujar con sombras»

Un retrato es la imagen del rostro de una persona, uno de los géneros fotográficos más utilizados por los profesionales y los aficionados.

Un retrato no es una simple foto. Cuando hacemos un retrato hemos de intentar reflejar la personalidad, los sentimientos y el estado de ánimo de la persona retratada.

Victoria Iglesias, periodista y fotógrafa, es una de las retratistas españolas más prestigiosas, reconocidas y admiradas de las últimas décadas.

Dos emblemáticas exposiciones han marcado su obra: «La caja oscura, pinceladas pixeladas» y «Miradas literarias».

Antonio López, pintor del movimiento realista español
Un retrato es la imagen del rostro de una persona, un tipo muy común de fotografía entre los profesionales y los aficionados. Hacer un retrato es fácil, hacer un buen retrato es algo más complicado. Capturar la personalidad del retratado ya es harina de otro costal. Los retratos imitan perfectamente la forma de las líneas que componen y caracterizan la cara de una persona, y muestran al sujeto dentro de las normas de su comportamiento ante una situación determinada o general, indumentaria y proceder.
 
El retrato fotográfico existe desde los inicios de la fotografía. El daguerrotipo (dispositivo que permitía registrar imágenes a través de un procedimiento químico inventado por el físico y pintor francés Louis Daguerre) se popularizó a mediados del siglo XIX debido a la enorme demanda de retratos, que resultaban más fieles y económicos que los realizados por dibujantes y pintores. Nacieron los estudios fotográficos y triunfaron gracias a los retratos.
 
Conseguir un buen retrato es mucho más trabajoso de lo que en principio pudiera parecer. El retrato no resulta fácil, ni mucho menos, a pesar de ser el tipo de fotografía más extendido. Desde la fotografía publicitaria hasta los populares reportajes para bodas, bautizos y comuniones (la famosa BBC), conseguir buenos retratos marca la diferencia en el trabajo de un fotógrafo. Cuando hacemos un retrato no solo debemos tener en cuenta aspectos tan importantes como la iluminación, la composición o el encuadre, sino que hemos de intentar reflejar la identidad y la disposición emocional de la persona retratada. Sí, hay que mostrar a la persona, pero también hay que expresar algo. Esta es la cuestión que añade dificultad a toda la técnica fotográfica que podamos dominar.
Camarón, arte, majestad y leyenda
Todo buen retrato debe transmitir el estado de ánimo del sujeto en el momento del disparo. Por eso es importantísimo observar a quién se retrata. Aunque muchas veces encontrar el momento adecuado y la expresión exacta requiere de algo de suerte. Victoria Iglesias es una de las fotógrafas más talentosas y competentes que tenemos en España. Nacida en Barakaldo (Bilbao), aunque reside en Madrid, Victoria es una versada periodista y fotógrafa experta en captar en sus fotografías el alma, los sentimientos y las reacciones emocionales de los protagonistas de sus retratos.
 
 
Victoria Iglesias carácter y profesionalidad

Es posible que su nombre no os diga nada, pero seguro que todos vosotros la conocéis por ser la autora de algunos de los últimos retratos del célebre cantaor de flamenco Camarón (varias de esas fotografías quedaron finalistas en los Premios Ortega y Gasset de Periodismo). También destacan, dentro de su larga y fructífera trayectoria profesional, sus primeros retratos a grandes maestros del arte y de la cultura, como Antonio López, Eduardo Úrculo, Gonzalo Torrente Ballester, Camilo José Cela o Francisco Umbral. Posteriormente, ha inmortalizado con su cámara a numerosas personalidades de todos los ámbitos sociales y culturales: Lou Reed, Paco de Lucía, John F. Kennedy Jr., Penélope Cruz, Carmen Maura, Montserrat Caballé, José Carreras, Alfredo Kraus, Viggo Mortensen, Chayanne, Carmen Martín Gaite, José Luis Sampedro, Antonio Gala, José Hierro, Fernando Trueba, José Luis Garci, Luis García Berlanga, Michael Jackson, Arturo Pérez-Reverte… Saliendo siempre airosa de su propósito de capturar la esencia de quien está frente al objetivo. 

Eric Vuillard, escritor cuya mayor parte de sus obras tienen como marco de referencia hechos de carácter histórico
Aunque es conocida por su faceta como retratista, su trabajo (casi siempre como freelance) abarca áreas tan dispares como el reportaje social y los viajes (otra de sus grandes especialidades) para un interminable número de revistas, suplementos, empresas, editoriales y medios de comunicación españoles y extranjeros: El País Semanal, el suplemento Tentaciones, XL Semanal, La Vanguardia, Blanco y Negro, Interviú, Paris Match, Vogue, Marie Claire, Cosmopolitan, Viajar, Conocer, MTV, Grupo Planeta, Penguin Random House, ZendaIncluso ha realizado, entre otros, la portada del libro El francotirador paciente de Arturo Pérez-Reverte. 
 
Victoria ha participado en muchas exposiciones individuales y colectivas, entre las que destacan dos exposiciones individuales en Madrid y Valencia en la sala EFTI de fotografía (años 2000 y 2001 respectivamente), la exposición La caja oscura. Pinceladas pixeladas en el Centro de Fotografía EFTI (Madrid, 2015) y Miradas literarias en el Hotel Westin Palace (Madrid, 2016). Dos acontecimientos que han dejado una huella imborrable en su carrera. En Miradas literarias, la periodista y fotógrafa reúne en una exposición los retratos que hizo a una buena parte de la flor y nata de los escritores en lengua española, donde refleja a la perfección el carácter, el yo y las expresiones del rostro de los fotografiados. Y La caja oscura, pinceladas pixeladas es una original obra compuesta por fotografías de formato reducido presentadas en pequeñas cajas en las que las tapas muestran elementos relacionados con la foto o partes de ella.  Algo nunca antes visto en las salas de exposición.
Gonzalo Torrente Ballester, escritor cuya característica primordial de su obra es el intelectualismo
Pregunta. ¿Cómo nació tu pasión por la fotografía? ¿Ha sido innata o te has visto influenciada de alguna forma por alguien cercano?
 
Respuesta: Mi pasión por la fotografía empezó sin querer. Yo no busqué ser fotógrafa. Las fotos me buscaron a mí. Siendo estudiante de periodismo me trasladé desde Bilbao, mi ciudad, a Madrid (mi otra ciudad). Encontré un trabajo en una revista, muy de casualidad, y me hice fotógrafa en esa revista, también de casualidad. Terminé la carrera mientras estaba trabajando y empezando a viajar por todas partes. Recuerdo que repasaba algún examen en el ascensor del edificio de Zeta en O´Donnell.
 
P. ¿Recuerdas tu primera cámara y tus primeras fotografías? Mi primera cámara fue la que mi padre compró cuando yo era muy pequeña.
 
R. Esas cámaras familiares envueltas en una funda de cuero. Todavía recuerdo el olor especial que tenían. Mi primera cámara profesional fue una Nikon FM2. Aún la tengo y quiero seguir haciendo fotos con ella. Y que mi hijo aprenda también con esa cámara. 
 
Mis primeras fotos profesionales importantes tal vez sean las que hice para Panorama, la primera revista para la que trabajé, sobre una serie de escritores. Usaba esa Nikon pequeñita. Recuerdo la del escritor Gonzalo Torrente Ballester, en concreto. Tengo escrita esa historia…
 
P. ¿Cuándo comenzó tu andadura profesional en el mundo de la fotografía? ¿Cómo la definirías? 
 
R. Mi carrera profesional, es ya una larga andadura que se ha mezclado con mi vida. A veces imposible de separar. Es apasionante, triste, feliz, convulsa. Llena de éxitos y fracasos. Llena de amistades y emociones. De viajes, aventuras…
Camilo José Cela, escritor español de la llamada Generación de la posguerra
P. ¿Recuerdas cuáles fueron las primeras fotografías que te impactaron? 
 
R. Recuerdo una foto en papel que teníamos encima de la mesa de la redacción. Era una instantánea de guerra. Un combatiente. No recuerdo qué guerra era. Pero sí el de mi jefe de fotografía. El fotógrafo que hizo esta foto está ahora muerto.
 
P. ¿Por qué te gusta tanto la fotografía?
 
R. Me gusta la fotografía porque me gusta la vida, en todas sus formas. La vida con todo lo que conlleva desde la felicidad al sufrimiento. Me gusta retratarla para dejarla reposar y luego poder saborear su poso. Me gusta porque es mágica. Porque dibuja las escenas que pasan delante de nuestros ojos, las detiene y las conserva para hacernos recordar, aprender. También para nuestro disfrute y añoranza.  
 
P. ¿Qué es para ti la fotografía? 
 
R. La fotografía es pintar con luz y dibujar con sombras. 
 
P. ¿Qué pretendes capturar cuando miras a través del visor de tu cámara? ¿Cómo describirías tu fotografía?
 
R. Pretendo captar algo de lo que tengo delante mezclado con lo que tengo yo por dentro. Quiero que mi fotografía cuente, también que sea impactante. Pretendo no solo disparar sino sentir el disparo.
Lou Reed, considerado el padre del rock alternativo, primero como líder del grupo The Velvet Underground y después en solitario
P. ¿Cuáles son las disciplinas fotográficas que practicas actualmente?
 
R. Se me considera retratista, en el sentido clásico de la palabra, pero he hecho todo tipo de retrato, dentro del reportaje social, la fotografía de viajes… No me cierro puertas, creo que después de tantos años estoy capacitada para hacer todo tipo de fotos.
 
P. ¿Nos puedes describir muy brevemente tu equipo de trabajo habitual (cámaras, objetivos, accesorios…)?
 
R. Mi equipo de trabajo actual es muy austero. Dos cuerpos de cámara digitales, ahora Canon. Siempre un 24-105mm puesto, un macro que utilizo para hacer fotos de gastronomía y flashes portátiles de estudio.
 
P. ¿Cómo crees que será la fotografía del futuro?
 
R. El futuro me inquieta por la saturación excesiva de imágenes digitales capturadas. Creo que la fotografía como profesión corre peligro. Ese exceso de imágenes hace que el trabajo, de los que nos dedicamos profesionalmente a esto, esté cada día peor pagado. Ahora es más difícil vivir de ella. Además me da miedo de que se esté degradando continuamente. El exceso de filtros, la posibilidad de cambiar tanto las fotos después del disparo, el SPAM que provocan las redes sociales poniendo atributos excelentes a fotografías que no lo merecen tanto, dependiendo de amigos, más o menos, influyentes… Hay riesgo de crear una tendencia que considera bueno lo que no es tan bueno… 
 
P. ¿Nos puedes contar algunas de las anécdotas más curiosas que te han ocurrido durante tu trayectoria profesional? 
 
R. Hay cientos de anécdotas. Como cuando me llevó un bombero de New York en su moto desde las Torres Gemelas por toda la ciudad buscando mi hotel (es un larga historia). 
Sería muy difícil resumirlas. Surgen muchas a lo largo de las sesiones, ya que se mezclan mundos, profesiones y estados de ánimo. Quizás mi trabajo comenzó de forma anecdótica, ya que aquel día, en vez de ir a la universidad, me planté en la redacción de una revista gráfica para vender una entrevista que hice al mago Juan Tamariz, y encima sin fotos. Se la intenté colar a Fernando Múgica, que acababa de llegar de hacer guerras y había cogido el cargo de subdirector. Un mes después estaba trabajando allí.
María Kodama, escritora, traductora y profesora de literatura argentina, conocida por su relación con el escritor Jorge Luis Borges
P. ¿De cuáles de tus fotografías favoritas te sientes más orgullosa? 
 
R. Creo que de la de Camarón de la Isla. Una foto analógica, a la vuelta de un viaje tortuoso después de estar acompañándolo, y a su familia, en la clínica Mayo en Mineápolis. Fue un momento irrepetible de confianza mutua. Con las cámaras de antes se fotografiaba sin ver el resultado. Yo supe que pese a las condiciones pésimas de luz tenía algo importante en mi carrete. 
 
P. ¿A qué personajes te gustaría fotografíar o haber fotografiado? 
 
R. No lo sé. Cada persona que muere es una oportunidad perdida para haberla conocido, fotografiado ¿Quién no hubiera querido fotografiar a Nelson Mandela? Pero en realidad ¿quién no hubiera querido que la máquina de hacer fotos no fuera también una máquina del tiempo y fotografiar a Conrad, por ejemplo? ¿Y acompañar a Van Gogh? ¿ A De Kooning? Ir y venir en el tiempo. ¿Sobrevolar elmonte Fuji con Hokusai?
 
P. ¿Cuál ha sido el reto más importante al que te has enfrentado durante tu brillante carrera profesional?
 
R. Retos… Quizás cuando alargué mi viaje en Chiapas para cubrir los conflictos zapatistas. Cuando en solitario te enfrentas a un viaje que tienes que financiar tú, que no sabes si vas a vender a la vuelta. Como cuando me fui con una compañera a Colombia… O cuando te enfrentas a una redacción que está esperando tus fotos para hacer la portada…
Tengo el reto todos los días como fotógrafa, y periodista freelance, de buscar trabajo que ya es mucho.
José Ángel Mañas, escritor de la generación de novelistas neorrealistas de los 90
P. ¿Cuáles son tus fotógrafos favoritos? 
 
R. Margaret Cameron, Gerda Taro… Sobre todo por el camino que hicieron y cómo se las ingeniaron para ser fotógrafas… O Dorothea Lange, por ejemplo, por sus maravillosas fotos documentales… Hay muchos más ejemplos.
 
P. ¿Qué valores y competencias hay que tener para dedicarse a tu profesión? 
 
R. Creo que hay que intentar dejar el ego a un lado. He visto demasiado fotógrafo arrogante. Hay que intentar ser honesto, sincero. Hay que educar la vista. A nivel práctico si no llevas el encuadre por dentro hay que aprender a mirar. Visitar museos es fundamental.
 
P. ¿Qué importancia tienen Internet y las redes sociales en la fotografía actual? ¿Para un fotógrafo profesional es solo una manera de estar presente en las redes sociales o aporta algo más a tu trabajo?
 
R. Las redes sociales, si bien en una anterior pregunta me refiero a ellas como algo que me dan miedo, por otro lado tienen mucha importancia para tu trabajo, porque parte de ese trabajo se mueve por ellas. Es una autopista donde fluyen las fotos. Insisto en que tienen peligro. Ya que tienden a devaluar la fotografía por el exceso. Pero está claro que no se puede vivir sin ellas en esta profesión.
 
P. ¿Qué consejos les darías a una persona que quiera dedicarse a tu profesión? 
 
R. Que fotografíe lo que tiene a su alrededor si no tiene posibilidad de viajar o de buscar otros lugares u otros sitios. El reportaje puede estar incluso dentro de tu propia casa.
 
P. ¿Qué otras aficiones tienes aparte de la fotografía? 
 
R. La fotografía no es una afición, es mi trabajo y mi forma de vida. Escribir forma parte también de mi trabajo. Me gusta vivir viajando, visitando museos. Me gusta la comida, un buen vino y una buena Guinnes. Me gusta pintar, leer. Disfruto con el cine y la música. El mar y el campo, caminar, correr…
Lara Moreno, la característica de la prosa de Lara es su capacidad de inquietar y la extrañeza de la realidad que se describe
P. ¿Cuáles son tus actrices y actores favoritos? (Españoles y extranjeros) 
 
P. A parte de Paul Newman, al que me hubiera gustado fotografiar, no tengo ya grandes actores o actrices favoritas. Lo que me ocurre es que a medida que fotografías celebridades pierden el encanto. Eso quiere decir que cada vez soy menos mitómana. A ver…Por supuesto que hay actores muy buenos. Ahora me vienen a la cabeza, Al Pacino, Gabriel Byrne, Joaquin Phoenix, Daniel Day-Lewis…
 
P. ¿Cuáles son tus directores de cine favoritos? (Españoles y extranjeros) ¿Cuáles son tus películas favoritas? (Españolas y extranjeras) 
 
R. Me gustan películas como Muerte entre las flores, Fargo… En realidad casi todas las de los hermanos Coen. Por supuesto, me encanta La ventana Indiscreta de Hitchcock… y casi todas sus películas. El tercer hombre con Joseph Cotten… Hay muchas obras de arte, afortunadamente. En España, Luis García Berlanga, por supuesto 
 
P. ¿Nos puedes dar los títulos de algunos libros relacionados con la fotografía que te hayan servido de referencia? 
 
R. El primer libro de fotografía que me encandiló fue uno que me regalaron de Ansel Adams, Classic Images. Viendo sus revelados y copias, como la de Mount McKinley and Wonder Lake en Alaska (1947), se puede observar la belleza de toda las tonalidades del negro al blanco. No hay que olvidar que él fue el que diseñó el sistema de zonas. Es como si sus fotos dieran la base de lo que debe ser, como si marcaran la geografía perfecta para empezar a construir a partir de ella. Otros libros que son importantes son los de Susan Sontag, o los de John Berger y sus formas de mirar.
 
P. ¿Nos puedes adelantar algunos de tus próximos proyectos? 
 
R. Tengo un gran proyecto. Un proyecto eterno del que prefiero no hablar para seguir pensando que lo puedo conseguir. 
 
P. ¿Les puedes mandar un mensaje de agradecimiento a tus seguidores?
 
R. A mis seguidores les agradezco la fuerza que me dan con sus comentarios y su generosidad.

La profesión de Victoria es un viaje de su vida. Tradicional e innovadora al mismo tiempo ha hecho de su profesión una manera de vivir intensamente, Victoria Iglesias es una aventurera en el sentido intrínseco de la palabra. ¡Muchas gracias Victoria por tus aportaciones en esta entrevista para enseñarnos unos retazos de lo que es y significa la fotografía! 

Redes sociales de Victoria Iglesias

 

Instagram: @victoriaiglesiasphoto

Twitter: @viglesiasphoto

LinkedIn: @victoria-iglesias-sanchez

¿Qué te ha parecido la entrevista? No dejes de compartir y comentar   ¡¡Muchas gracias!!

6 comentarios en “Victoria Iglesias: «La fotografía es pintar con luz y dibujar con sombras»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *