ViveOnline

Daniel Lacalle: «El gran problema de España es el cierre empresarial»

Daniel Lacalle asegura que el mercado laboral se recuperará porque España es mucho más grande que sus problemas y saldremos adelante por el empuje de las empresas, los autónomos y el buen criterio de las familias.

El prestigioso economista afirma que sin capitalismo no vamos a salir de la crisis y que cuando nos intentan imponer el igualitarismo nos ponen como referente la mediocridad. 
 

Desde que entró en vigor el primer estado de alarma a las 00:00 horas del domingo 15 de marzo, debido a la pandemia del coronavirus y que trajo consigo el confinamiento de toda la población española, está bastante claro que las consecuencias de esta crisis sanitaria siguen siendo nuestro principal motivo de preocupación. Sin embargo, hay otro elemento que casi iguala la preocupación entre los ciudadanos: la crisis económica que atraviesa el país.

Para darnos las principales recetas que nos pueden ayudar a hacer frente a esta crisis económica sin precedentes, nos hemos puesto en contacto con Daniel Lacalle, uno de los economistas más prestigiosos y destacados que tenemos, quien ha tenido la enorme generosidad de concedernos una entrevista en exclusiva, a pesar de su apretada agenda. 
Daniel Lacalle
Doctor en Economía y Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, Daniel compagina su trabajo como economista jefe de Tressis con su presencia en los platos de televisión como propagador económico. Estas continuas apariciones en diversos medios de comunicación lo han convertido en un personaje muy mediático y popular entre el gran público. 
 
Considerado un economista de corte liberal porque es partidario de que el estado intervenga lo menos posible en la economía, ha presentado hace unos meses su último libro, Libertad o igualdad, donde afirma con rotundidad que «no hay nada más anti-social que el socialismo y nada más social que el capitalismo» y nos da la clave de la prosperidad por medio de lo que él ha llamado capitalismo social.
time, time management, stopwatch
Economía, redes sociales y el tiempo
P. ¿Qué sientes al ser el economista más mediático del país?
 
R. Si se le presenta la oportunidad y tiene capacidad para poder hacerlo, cualquier economista tiene la obligación de divulgar su profesión. En España, aún tenemos un déficit en cuanto a información económica bastante importante y aquellas personas que tenemos más facilidad para comunicar y utilizar medios de comunicación que son complicados, como la televisión, debemos poner nuestros conocimientos y experiencia al alcance del gran público. 
 
P. ¿Qué importancia tienen las redes sociales en la economía actual? 
 
R. Las redes sociales tienen un impacto en la economía actual muy relevante. Son estructuras esenciales para hacer llegar un mensaje inmediato y lo más riguroso posible a la gente que precisa información. Ahora mismo, en la inmensa mayoría de los países del mundo, Twitter es la primera fuente de información a la que una persona suele acudir. Por ese motivo es tan importante utilizar esas redes sociales que tenemos a nuestra disposición. 
 
R. ¿Crees que Twitter es la mejor red social para hablar de temas económicos? 
 
P. Twitter tiene una serie de desventajas: no es una red social ideal para mantener un debate sosegado y tiene muchos elementos negativos como es el troleo y la intención de generar visitas a una cuenta insultando o atacando a una persona que sea más o menos conocida. Por otro lado, tiene unas ventajas formidables. Vía Twitter he tenido la enorme oportunidad de conocer a mucha gente absolutamente espectacular y valiosa, y de acceder a una cantidad muy importante de lectores y de personas que después han estado muy interesadas en mis libros y/o publicaciones. 
 
P. ¿Cuál es tu red social favorita? 
 
R. La verdad es que no tengo una red social favorita. 
 
P. A los colaboradores de esta agencia nos encantan los vídeos que subes a tu canal de YouTube. 
 
R. YouTube tiene una importante ventaja respecto a otras redes sociales: permite que el contenido sea de mayor calidad y tenga más nivel de detalle. Pero vuelvo a repetirte que no tengo una red social favorita y todas cumplen un objetivo muy específico para cada cometido. 
 
Relaciones internacionales son un valor añadido en Daniel
P. ¿Cuándo comenzó tu pasión por la economía? 
 
R. Mi pasión por la economía empieza a finales de los años 80 cuando estábamos en una época en la que pasábamos de tener unas noticias en las que parecía que España era lo mejor del mundo a otras en las que entrábamos en unas crisis brutales. Comencé a interesarme y a intentar entender por qué en un año te están diciendo que todo está muy bien y al año siguiente te dicen que estamos en una enorme recesión y que no salimos de ella. A partir de ahí, empecé a leer bastante sobre economía y sobre todo a procurar rebatir y comprender por qué los mensajes que nos llegaban desde las entidades gubernamentales o desde las entidades supranacionales eran debatibles y cuestionables. 
 
P. Tu brillante carrera profesional como economista, ¿cómo la definirías hasta el momento? 
 
R. Siempre aprendiendo. 
 
P. ¿Crees que ya has alcanzado tu techo profesional? 
 
R. No. Nunca podemos pensar que hemos alcanzado nuestro techo. Es una equivocación pensar que hemos llegado a un techo o que hemos llegado a un nivel de «esto es todo lo que yo quería conseguir». Siempre hay más cosas que hacer y muchas más oportunidades para poder hacerlo. 
 
P. Tu último libro, Libertad o igualdad, es tan bueno que va a ser muy difícil superarlo y le has dejado el listón muy alto a tu próxima obra. Además, está siendo un gran éxito de ventas y ya va por la segunda edición, algo inalcanzable para muchos escritores actuales. 
 
R. Si publicas un libro que tiene éxito y tienes otro que no lo ha hecho tan bien, puedes aprender y seguir mejorando. Ese es el objetivo de publicar un libro. Como tú has dicho, Libertad o igualdad ya va por la segunda edición y eso que venía de una primera tirada muy importante. Esto es lo que a mí me ha hecho más ilusión: que en una época tan complicada como la que hemos vivido el libro le está gustando mucho a la gente y que además se esté vendiendo tan bien. 
 
P. ¿Cuál ha sido el mayor reto profesional al que te has enfrentado hasta el momento? 
 
R. Aunque nunca hay un solo reto, el primero y más complicado fue trabajar en un fondo de inversión del nivel de Citadel. 
 
P. Un puesto de trabajo que no está al alcance de cualquiera, porque allí sólo trabajan los mejores. 
 
R. Estar en un sitio donde todo el mundo es empíricamente mejor que tú es maravilloso
Estudioso y cercano
P. ¿Me podrías contar alguna anécdota destacada que te haya ocurrido durante este tiempo? 
 
R. Me han ocurrido muchísimas anécdotas a lo largo de mi carrera profesional. Recuerdo, por ejemplo, en medio de una época muy convulsa en los mercados financieros haber tenido la oportunidad de tomar un avión privado para una reunión con un Gobierno hasta tener la oportunidad de conocer al ex presidente de los Estados Unidos George Bush Jr. La verdad es que he tenido mucha suerte gracias a que he trabajado mucho. 
 
P. ¿Cuáles son tus principales referentes en el mundo de la economía 
 
R. Me gustan mucho Thomas Sowell y Peter Schiff. También me gusta mucho John Taylor con el que he tenido la oportunidad de charlar y debatir en varias ocasiones. Hay muchos economistas a los que les tengo muchísima admiración. Aunque, obviamente, mi referente en cuanto a pensamiento económico es Ludwig Von Mises. 
 
P. ¿Qué valores y competencias debería tener una persona que se quiera dedicar a tu profesión? 
 
R. Creo que el pensamiento crítico y trabajar, trabajar y trabajar muchísimo. Muchas veces cuando conocemos casos de éxito pensamos que ha habido factores en los que razonablemente ha podido influir la suerte. Pues no. Hay que trabajar mucho y, sobre todo, aprender de los errores y fracasar en algunas cosas que nos permitan fortalecernos después. 
 
P. Has tenido que ser una persona muy constante y perseverante para llegar hasta donde has llegado.
 
R. Hay que estar dispuesto a trabajar en cualquier momento. Los españoles somos muy trabajadores, pero tenemos una imagen muy mala de nosotros mismos. Cuando sales fuera, la inmensa mayoría de los extranjeros saben que los españoles trabajamos mucho y trabajamos bien. 
 
P. ¿Qué consejo le darías a una persona que quiera ser economista? 
 
R. Que diferencien su análisis del de la media y del consenso. Que se aparten al máximo de caer en el error de repetir las cosas que se escriben en el consenso. Porque el consenso no deja de ser una media ponderada de las opiniones de gente que en realidad están a dos grados de separación la una de la otra. Tienen que pensar en contra de la caja («against the box»), no fuera de la caja («outside the box»), y estar continuamente aprendiendo. Yo siempre estoy aprendiendo, a pesar de mi larga trayectoria y experiencia en este sector. 
 
P. Y que tengan pensamiento propio. 
 
R. Cuando hablamos de pensamiento propio no significa obstinación, ni mucho menos demagogia. Tienen que pensar por su propia cuenta y estar constantemente revisando las cosas que dicen. A veces las cosas son distintas de lo que parecen. 
stock exchange, profits, boom
Soluciones económicas
P. Vamos a hablar un poco sobre la actualidad económica. ¿Qué recetas económicas nos darías para salir de la crisis en la que estamos inmersos? 
 
R. Lo primero que tenemos que hacer para salir de esta crisis es atender a tres problemas que tenemos en España. El primero es el pequeñísimo tamaño empresarial. El segundo, que deriva del primero, es el alto desempleo y el tercero es el fuerte nivel de economía sumergida. 
 
P. ¿Qué solución le darías a cada factor? 
 
R. Implementar una fiscalidad más competitiva, una administración más rápida y menos burocrática, y una serie de capacidades en las que los gobiernos, en vez de elegir ganadores y perdedores, lo que hagan sea facilitar. Los gobiernos en España suelen tener una posición dirigista. Y esa postura siempre fracasa. Cuanto menos dirigista y más facilitador sea el gobierno más rápidamente vamos a solucionar estos tres problemas. Hablando de anécdotas. Recuerdo cuando, en un evento, el ex vicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney, me dijo que la razón por la que EE. UU. era un gran líder tecnológico y un gran líder energético era porque no tenían ni política tecnológica ni política energética. 
 
P. Resulta muy curioso, Daniel. 
 
R. Piénsalo bien. Es un hecho. ¿Cuál es la política tecnológica de Estados Unidos? No hay. No hay una política decidida por ellos. Y, ¿cuál es su política energética? Ninguna. Este tipo de cosas a veces se nos escapan. Lo que el gobierno debe hacer es permitir que los actores económicos, empresas, autónomos, sindicatos… acuerden entre ellos, sin intervención gubernamental. Muchas veces la solución no es una mesa de negociación, ni que el Gobierno haga más de lo que debe, sino permitir a las empresas fortalecerse. El remedio es que el Gobierno se aparte y deje respirar a los agentes económicos. 
 
P. ¿Una subida de impuestos es una buena medida para una recuperación económica? 
 
R. ¡Por supuesto que no! Lo estamos viendo en la actualidad. Fíjate en lo que está haciendo un Gobierno de izquierdas como es el nuestro para intentar atajar la crisis: bajadas de impuestos. Los ERTE, las ayudas a los autónomos… ¿Qué son? Bajadas de impuestos. Un ERTE es una bajada de impuestos. Es curioso que se demonice la bajada de impuestos cuando se está haciendo aquí y se está haciendo en decenas de países. 
 
P. ¿Por qué se está hablando tan poco en nuestros medios de comunicación sobre la bajada de impuestos que se está produciendo en casi toda la Unión Europea Europa, con Alemania al frente, y se omite la noticia de que había pleno empleo en los Estados Unidos antes de la pandemia del coronavirus? 
 
R. En los medios de comunicación españoles, como pasa en casi todos los países del mundo, se suele hablar fundamentalmente de lo que pasa en el país. Tenemos unos medios de comunicación que están más centrados en las noticias nacionales que en las internacionales. Y no puede ser de otra manera, porque a la gente lo que le interesa es la actualidad de su país. 
staff, crowd, meeting
Networking y trabajo colaborativo
P. En las últimas semanas hemos leído en algunas entrevistas que le han realizado a otros expertos en economía que el teletrabajo va a ser fundamental en la recuperación económica. ¿Estás de acuerdo en esta afirmación? 
 
R. No. El teletrabajo no es ninguna panacea ni tampoco una solución. El teletrabajo es una herramienta adicional, pero no soluciona el problema. Ten en cuenta que el teletrabajo no puede hacerse en todos los sectores. Tú no puedes televender. Tú no puedes telecocinar, por ejemplo. En muchos sectores es muy complicado o prácticamente imposible teletrabajar. Hay algunos, como el mío, en el que se puede hacer teletrabajo y hay otros en los que claramente el impacto es demasiado negativo como para llevarlo a cabo. 
 
P. En un sector tan importante en España como el de la hostelería también es prácticamente imposible hacerlo. 
 
R. De hecho, si lo piensas bien, los países que tienen mayor implementación del teletrabajo también son los países en donde la demanda de puestos de trabajo de interactuación personal es mayor. Porque en realidad los ciudadanos, como nos está pasando a ti y a mí, necesitamos ese contacto visual físico para percibir confianza. 
 
P. ¿Las nuevas tecnologías tampoco son la solución para salir de esta crisis? 
 
R. No. Las nuevas tecnologías son parte de la solución. Las nuevas tecnologías son una herramienta esencial para salir de la crisis, pero no son una solución en sí mismas. Al igual que ocurre con el teletrabajo son herramientas que tienen, como todas, factores muy positivos y alguno negativo. 
 
P. ¿Nos puedes hablar un poco sobre la actual situación del mercado laboral español y de sus principales problemas? 
 
R. El gran problema en España es el cierre empresarial. Ahora mismo lo tenemos muy complicado para recuperar el empleo porque hemos perdido 140 000 empresas. Estamos ante un desastre sin precedentes. Hay menos empresas ahora que en el año 2009. Eso significa menor potencial de empleo y menor capacidad de creación de riqueza. Creo que este tema es muy complicado. Pero en España hemos salido de crisis muy importantes como la de 2008. Ya hemos dejado de depender tanto del ladrillo y del endeudamiento como antes. Durante las crisis, normalmente, hay muchas cosas positivas y los ciudadanos -aunque sea duro decirlo- aprenden y de las crisis se sale mejorado.
P. Acabas de decir que de las crisis salimos más reforzados. Pero, ¿tú crees verdaderamente que los ciudadanos españoles hemos aprendido de la anterior crisis o estamos cometiendo los mismos fallos que antaño? 
 
R. Hemos aprendido, claramente. El aumento de la tasa de ahorro, la prudencia con la que las familias y las empresas están acometiendo esta recuperación… Me parece que es la demostración precisamente de que la gente es mucho más prudente y que además ha aprendido de los errores anteriores. 
plan, word, fonts
Estrategia y pensamiento conceptual
P. En ViveOnline consideramos que la creación de industria en España sí sería nuestra gran esperanza para salir de la crisis. Pero la industria solo aporta el 14,2 % del PIB frente al 21,6% de la hostelería, el comercio y el transporte (sector de servicios). ¿Te parece incoherente que el sector servicios aporte muchísimo más al producto interior que la industria? 
 
R. No es tan incoherente lo que dices. En realidad, la inmensa mayoría de las economías desarrolladas son mucho más economías de servicios que de industria. No es una cuestión de apostar o no apostar por la industria. La industria está cambiando y ya no se necesitan grandes fábricas para construir muchas cosas. Eso no significa que no haya que apostar por la industria. Pero también debemos ser conscientes de que no va a ser nada fácil, porque la industria está penalizada en Europa. 
 
P. ¿Vía impuestos? 
 
R. No solamente con los impuestos. También con implementación de políticas que distorsionan el sector, por ejemplo, las políticas medioambientales, en las que se prima el coste a corto plazo en vez de promover una transición competitiva. Decisiones como estas están dañando a la industria. 
 
P. Entonces, ¿qué sectores laborales habría que potenciar en España? 
 
R. Vuelvo a lo que te decía antes. Nosotros no deberíamos plantearnos la idea de potenciar, desde un punto de vista dirigista, un sector u otro. Ahora mismo, los sectores de crecimiento ya están en marcha. No solamente en energía, sino en sanidad, en seguridad… Y todo esto va a continuar creciendo de manera muy importante. 
 
P. ¿Consideras como nosotros que el mercado laboral debería ser todavía mucho más flexible? 
 
R. Desde luego. Por lo menos se debería facilitar aún más la contratación. Tenemos un problema porque contratar en nuestro país es muy caro y bastante problemático, administrativamente hablando. 
 
P. ¿Cuáles son tus modelos económicos favoritos? ¿Cuáles exportarías a España? 
 
R. A mí particularmente me gustan los modelos económicos anglosajones y los de los países del norte de Europa, ya que tienen una combinación de fortalecimiento de la economía con un apoyo al Estado de bienestar que funciona bastante bien. 
 
El hombre y su curiosidad
P. Además de la economía, ¿qué otras aficiones tienes? 
 
R. Soy un gran coleccionista de discos. Me gusta mucho la música. 
 
P. ¿Qué tipo de música te gusta, Daniel? 
 
R. Me gusta principalmente el rock. También me gusta el jazz, el soul, la ópera… Me gusta prácticamente todo tipo de música, pero sobre todo el rock. 
 
P. ¿Te gusta el cine? 
 
R. Soy muy aficionado al cine. 
 
P. ¿Me podrías dar el nombre de tus directores favoritos? 
 
 R. Terrence Malick, Martin Scorsese… 
 
P. ¿Y de los clásicos? 
 
 R. De los clásicos, John Ford. 
 
P. ¿Actores favoritos? 
 
R. Montgomery Clift. 
 
Si te gusta John Ford también te tienen que gustar actores como John Wayne, James Stewart o Henry Fonda, que han trabajado muchas veces con él. 
 
R. Sí. También me gustan mucho. 
 
P. ¿Actrices favoritas? 
 
R. Hay actrices maravillosas. De las clásicas, me quedo con Angie Dickinson (que está genial en Río Bravo junto a John Wayne) o la propia Ava Gardner. De las más contemporáneas me gusta mucho Natalie Portman. 
 
P. Aparte de la económica, ¿qué otro tipo de literatura te gusta? 
 
R. No leo mucha literatura de ficción. Suelo leer principalmente libros de no ficción. Me gusta bastante todo lo que tiene que ver con la fantasía y el terror, estilo Lovecraft. 
Último libro
P. Para terminar con esta entrevista, vamos a hablar un poco sobre Libertad o igualdad, tu último y maravilloso libro. Hay un término que muchos usuarios no han entendido a la perfección: capitalismo social. ¿En qué consiste exactamente el capitalismo social? 
 
R. El capitalismo social trata sobre todo de recuperar la palabra social para las ideas de la libertad. La palabra social ha sido secuestrada por los intervencionistas de manera completamente demagógica. En el sistema económico en el que estamos viviendo, el capitalismo social consiste en eliminar o reducir al máximo los desincentivos que se generan vía estatal para el progreso. Es decir, todo lo que tiene que ver con la intervención por parte del Gobierno en decidir los ganadores y los perdedores, y todo lo relacionado con el mal llamado «capitalismo de amiguetes», que es estatismo de toda la vida. Es un capitalismo en el que se continúa desarrollando la inversión socialmente responsable y todo lo que tiene que ver con mejorar el medio ambiente y las políticas sociales. 
 
P. Y también rescatar las políticas culturales. 
 
R. Recuperar el mecenazgo y la capacidad final del sector privado para gestionar mejor los bienes y servicios. 
 
P. ¿Es el capitalismo social la solución para salir de la crisis que estamos atravesando? 
 
R. El capitalismo es un medio esencial para salir de la crisis. Sin capitalismo no vamos a salir de la crisis. 
 
P. Libertad o igualdad. ¿Qué nos quieres decir con este título? 
 
R. Cuando nos intentan imponer el igualitarismo, lo que en realidad nos ponen como referente es la mediocridad. 
 
P. ¿Piensas que la incultura y la ignorancia son los grandes males del siglo XXI? 
 
R. Creo que el gran mal del siglo XXI es el relativismo. La idea de que cualquier opinión es válida esté o no argumentada, y la constante utilización del victimismo para silenciar a los discrepantes.
 
P. ¿Nos puedes dar un mensaje de esperanza para el futuro laboral español? 
 
R. El mercado laboral español se recuperará, pero lo que no podemos hacer es pensar que se va a recuperar poniendo todavía más escollos administrativos e impositivos al trabajo. España es mucho más grande que sus problemas y hemos salido de circunstancias mucho más graves que la que estamos viviendo. Saldremos por el empuje de las empresas, los autónomos y el buen criterio de las familias.

La esperanza y la idiosincracia española, estos son los mensajes que este hidalgo economista nos transmite en estos momentos tan convulsos para la economía española. Y que sin duda están basados en su experiencia, trabajo, relaciones y estudio. ¡¡Muchas gracias Daniel!!

Y agradecer también la inestimable colaboración en la realización de esta entrevista de Patricia Castillo y Yanire Guillén.

Sigue a Daniel Lacalle a través de sus redes sociales:
 
 
Twitter: @dlacalle
 
Instagram: @lacalledaniel
 

A modo de anexo

Bibliografía
 
Daniel Lacalle es autor de varios bestsellers, traducidos al inglés, chino y portugués, que han vendido más de 100 000 copias en su conjunto.
 
Nosotros, los mercados: Qué son, cómo funcionan y por qué resultan imprescindibles (Deusto, 2013).
 
Viaje a la libertad económica (Deusto, 2013). 
 
La madre de todas las batallas (Deusto, 2014, junto a Diego Parrilla). 
 
Hablando se entiende la gente (Deusto, 2015, con Juan Torres y Emilio Ontiveros).
 
Acabemos con el Paro (Deusto 2015).
 
La pizarra de Daniel Lacalle: Las 10 reformas esenciales para una España de futuro (Deusto, La Sexta Noche, 2016).
 
Escape from the Central Bank Trap (BEP, 2017)
 
La gran trampa (Deusto, 2017).
 
Freedom Or Equality (PostHill Press, 2020).
 
Libertad o Igualdad: Por qué el desarrollo del capitalismo social es la única solución a los retos del nuevo milenio (Deusto, 2020).

Si te ha gustado la entrevista comenta y comparte  ¡¡Gracias!!

2 comentarios en “Daniel Lacalle: «El gran problema de España es el cierre empresarial»”

  1. Having read this I believed it was really informative.
    I appreciate you spending some time and energy to put this informative article together.
    I once again find myself personally spending way too much time both
    reading and posting comments. But so what, it was
    still worthwhile!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.