ViveOnline

MARKETING RELACIONAL

Cómo aplicar el marketing relacional en tu estrategia

Las empresas buscan algo más que una compra ocasional y para lograrlo es necesario crear una relación entre las dos partes
 
La época en la que las marcas veían a los clientes como simples consumidores que a cambio de su dinero se llevaban un producto o servicio ha llegado a su fin. Para agradar al cliente es necesario cumplir con una serie de condiciones que a largo plazo van a producir más efectos positivos que el marketing clásico. Dentro de esta apreciación es donde aparece el concepto de marketing relacional. 
 
El consumo ha evolucionado mucho en la actualidad y conquistar clientes es una tarea más elaborada. Los clientes quieren de las empresas cada vez más interés asociado al producto o servicio que consumen y, al mismo tiempo, las empresas necesitan mantener a los clientes contentos. 
 
Sin el marketing relacional sería muy complicado crear esa relación duradera que beneficie a ambos. Por lo tanto, es fundamental comenzar lo antes posible a reforzar este vínculo. El marketing digital trae numerosas alternativas que le permiten a cualquier marca u empresa conseguir los resultados que tanto desea.

¿Qué es el marketing relacional?

También llamado marketing de relaciones, es el conjunto de estrategias y métodos utilizados para crear una relación de largo plazo con el cliente.
 
Esta relación se construye con la finalidad de fidelizarlo y lograr aumentar los negocios que él tiene con nuestra empresa. Lo bueno de esto es que esta acción beneficia tanto empresa como clientes.
 
Para fortalecer esta relación es necesario ofrecer un valor agregado y generar confianza entre los consumidores.

El marketing relacional le da prioridad al cliente y no al producto, lo que colabora para generar la preferencia de los consumidores por la compañía. Preocuparse por el cliente significa pensar en ayudarlo y no únicamente en venderle, generando, de esta forma, una mejor experiencia en todo momento del proceso.

¿Cuáles son los principales objetivos del marketing relacional?

Sus principales objetivos son conseguir la lealtad del cliente a través de su satisfacción. Tener un cliente fiel es fundamental para mejorar los resultados de cualquier empresa.
 
Conocer a tu cliente es otro de los objetivos. De esta forma podrás obtener informaciones importantes que te permitan planificar tus próximos pasos en tu estrategia de marketing.
 
Como habrás notado el marketing relacional puede traer grandes ventajas.

¿Cuáles son las grandes ventajas del marketing relacional?

Una relación duradera puede traer grandes ventajas a largo plazo. Al final de cuentas una relación no se construye de la noche a la mañana, sin embargo es una espera que vale la pena.
 
A continuación te mencionaremos algunas de las ventajas que nos trae el marketing relacional:
 
1. Puede convertir a los visitantes en clientes
El marketing relacional empieza desde el primer contacto del visitante con tu empresa. En este contacto ya debes hacer lo posible para empezar a interactuar con él.
 
Esta interacción puede ser un simple “me gusta” en Facebook, todo es valido para comenzar una relación positiva.
 
Es a partir de este momento que el visitante se irá creando la imagen de tu marca. Conquistarlo de la forma correcta colaborará para que posteriormente se convierta en cliente.
 
2. Permite que los clientes aumenten su consumo en tu empresa
Una relación sólida en la cual conoces las necesidades de tu cliente permitirá que puedas aumentar su ticket promedio.
 
Únicamente creando una buena relación, tus estrategias de upsell y cross sell tendrán el efecto que buscas. Ya que sin una base de informaciones estas estrategias pueden resultar invasivas y crear un efecto contrario al que buscas.
 
3. Es capaz de convertir al cliente en embajador de tu marca
El cliente satisfecho no solo con el producto o servicio que ofreces, sino también con tu marca será un excelente promotor de tu marca.
 
Al crear una relación se genera una empatía lo que colabora con el marketing voz a voz. ¿Y acaso existe una mejor forma de que tu producto o servicio sea divulgado?
 
La confianza generada por este tipo de divulgación no se compara a ninguna otra. Por lo tanto el marketing relacional permite atraer nuevos clientes gracias a los clientes ya conquistados.

¿Cómo aplicar el marketing relacional en una estrategia de marketing?

Si ya realizas algunas estrategias de inbound marketing probablemente, aunque no lo sepas, estés aplicando de cierta forma el marketing relacional. A través de blogs, redes sociales, email marketing puedes construir una relación sólida y duradera.
 
A continuación te daremos algunos ejemplos prácticos para que construyas relaciones duraderas con tus usuarios y clientes:
 
1. Envíales un email post-venta
 
Esta técnica es recomendable para que los clientes que acaba de consumir un producto o servicio tuyo se sientan acogidos. 
 
Lo ideal es que después de uno o dos días de la adquisición les envíes un email. En este email debes, en primer lugar, agradecerles su confianza y ofrecerles soportes para el producto o servicio.
 
Además de eso, debes quedar a su disposición para cualquier necesidad que tengan e informarles de los canales de comunicación. Existen excelentes herramientas de automatización de email que podrán ayudarte en esta tarea.
 
Otros tipos de email también pueden ayudarte a fortalecer la relación con tus clientes. Por ejemplo: envíales un email de feliz cumpleaños o de feliz aniversario como cliente. 
 
Mándales un vídeo mostrándoles diversas funcionalidades de lo que han comprado.
 
Envíales contenidos de valor para ellos. No contenidos en general y sí contenidos personalizados de acuerdo a sus necesidades.
 
2. Interactúa con ellos en las redes sociales
 
Las redes sociales te permiten crear una relación. No esperes que solo ellos interactúen en tu página de Facebook. Hazlo tú también.
 
Hazles unos comentarios positivos en Instagram, comenta algo que hayan compartido en Facebook o recomienda una publicación que hayan hecho en LinkedIn.
 
Todo tipo de interacción positiva colabora para la creación de una relación. Eso sí, cuidado con ser muy invasivo, tu presencia debe ser sutil.
 
3. Envíales un detalle
 
Ser detallista es fundamental para crear una relación. Darles algo inesperado es un buen detalle y no necesita ser algo físico, puede ser algo virtual y verdaderamente significativo.
 
Utiliza las informaciones que tienes sobre ellos para personalizar lo máximo posible el detalle que les ofreces.
4. Premia su compromiso con tu marca
 
Un premio puede ser de diversas formas: un descuento especial en algo que realmente satisfaga sus necesidades, un regalo personalizado, una muestra de un producto o servicio que le interese… Lo importante es que sientan el reconocimiento por su compromiso.

Si te ha gustado el artículo comparte y comenta   ¡¡Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *