ViveOnline

Marilén: «El erotismo no busca el glamour sino hacer vibrar. O te llega o pasa de largo»

Tratar sobre la literatura erótica significa acercarse desde una perspectiva estética a cómo encontrar el camino hacia el deseo, cómo mirar la anatomía y cómo escuchar el relato del cuerpo, a través de escritoras como Marilén.

Marilén es una de las grandes promesas de este género literario y está pendiente de publicar su primer libro.

«𝐄𝐥 𝐚𝐦𝐨𝐫 𝐞𝐬 𝐥𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐭𝐞 𝐡𝐚𝐠𝐨 𝐜𝐮𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐭𝐞 𝐩𝐢𝐞𝐧𝐬𝐨, 𝐥𝐨 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐜𝐚𝐦𝐚 𝐲𝐚 𝐞𝐬 𝐨𝐭𝐫𝐚 𝐜𝐨𝐬𝐚. 𝐏𝐨𝐫 𝐞𝐬𝐨 𝐧𝐨 𝐦𝐞 𝐠𝐮𝐬𝐭𝐚 𝐪𝐮𝐞 𝐦𝐞 𝐝𝐢𝐠𝐚𝐬: “¡𝐐𝐮𝐞́ 𝐠𝐚𝐧𝐚𝐬 𝐭𝐞𝐧𝐠𝐨 𝐝𝐞 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫𝐭𝐞 𝐞𝐥 𝐚𝐦𝐨𝐫” 𝐨 “𝐄𝐬𝐭𝐚 𝐧𝐨𝐜𝐡𝐞 𝐭𝐞 𝐯𝐨𝐲 𝐚 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫 𝐞𝐥 𝐚𝐦𝐨𝐫 𝐜𝐨𝐦𝐨 𝐧𝐮𝐧𝐜𝐚”. 𝐓𝐞 𝐢𝐧𝐬𝐭𝐚𝐥𝐚𝐬𝐭𝐞 𝐞𝐧 𝐦𝐢 𝐜𝐞𝐫𝐞𝐛𝐫𝐨 𝐚 𝐛𝐚𝐬𝐞 𝐝𝐞 𝐟𝐨𝐥𝐥𝐚𝐫𝐦𝐞 𝐜𝐨𝐧 𝐩𝐚𝐥𝐚𝐛𝐫𝐚𝐬, 𝐫𝐢𝐬𝐚𝐬, 𝐩𝐞𝐧𝐬𝐚𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨𝐬, 𝐥𝐨𝐜𝐮𝐫𝐚𝐬, 𝐭𝐞𝐫𝐧𝐮𝐫𝐚, 𝐜𝐚𝐥𝐢𝐝𝐞𝐳, 𝐢𝐧𝐭𝐞𝐧𝐬𝐢𝐝𝐚𝐝, 𝐩𝐨𝐞𝐬í𝐚… ¡𝐍𝐨 𝐩𝐫𝐞𝐭𝐞𝐧𝐝𝐚𝐬 𝐚𝐡𝐨𝐫𝐚 𝐫𝐞𝐝𝐮𝐜𝐢𝐫 𝐭𝐨𝐝𝐨 𝐞𝐬𝐭𝐨 𝐚 𝐮𝐧 𝐬𝐢𝐦𝐩𝐥𝐞 𝐩𝐨𝐥𝐯𝐨!»
 
Marilén
Sensualidad y erotismo

Condenada a un destino carnal y a una memoria resbaladiza, la literatura erótica difícilmente se salva de la polémica, sobre todo cuando se enmarca en un registro femenino. Tradicionalmente el microrrelato erótico ha sido considerado un género literario menor y masculino por excelencia; una literatura de entretenimiento propia de escritores muy poco disciplinados para afrontar géneros más serios y extensos como la novela. Las producciones de este tipo realizadas por mujeres no se tomaban en serio en unos tiempos en los que tenían prohibido hablar y escribir libremente de los orgasmos que experimentaban; se las catalogaba de incoherentes con sus deberes como amas de casa, de desubicadas históricas o de escritoras cursis. 

En la actualidad, afortunadamente, estas etiquetas, estereotipos y paradigmas limitantes no pueden frenar el crecimiento y desarrollo del talento que llevan dentro de sus corazones. Y esto se debe a la fuerte presencia que está teniendo el microrrelato erótico en las redes sociales. Sobre todo la prosa erótica escrita por mujeres. En una red social, concretamente Instagram, fue donde descubrimos a una brillante escritora de microrrelatos y prosa erótica llamada Marilén. Una autora digna de analizar, que nos sorprendió por su eficaz manera de utilizar el amor y el sexo como una especie de armadura para protegerse de su propio desamparo. 

Comunicación e imaginación

En los microrrelatos de Marilén, el erotismo es la vida de su cuerpo, en lo inherente a la sexualidad. Es dejar fluir su pensamiento, comunicarse, hablar, asumiendo la responsabilidad y el placer de ser, en unos textos cargados de un libídine desmedido que le proporciona al lector un apoyo continuo para promover sus propias fantasías sexuales que brotarán en la medida en que esas sugerencias y movimientos del relato lo vayan seduciendo. 

El amor, en la prosa de Marilén, es la imagen de este sentimiento en todos sus tamaños. No intenta comprenderlo —su carácter inexorable e inesperado parece regido más bien por leyes mágicas que por leyes racionales— porque sabe que no hay amor que pueda resistir los efectos de una reflexión sana. El goce estético del ejercicio literario les exige involucrarse con todos los sentidos, ya que en ellos también se les añade lo emocional.
 
En su enorme prosa poética (tan clara, tan directa, tan bella) se advierte un enorme juego de invenciones inspirado en historias que van desde la fabulación a la realidad. Unos poderosos relatos —casi todos autobiográficos— de seducciones, atracciones y pasiones intensas, con pausas, avances, retrocesos y silencios, siempre envueltos en una inminente atmósfera de amor, sexo y placer, que cautiva a los lectores desde un primer momento. 
Ensoñación y redes sociales
Los temas centrales de su obra son la fruición por la ausencia de lo amado y el goce por lo que se desea, reflejados en sus textos a través de la sugerencia y lo imprevisible. El desorden, la confusión y el desconcierto que sentimos ante tanta explosión de sensualidad y lascivia en sus frases, es lo que nos empuja a salir de nosotros mismos para resumir nuestros deseos en lo contradictorio y lanzarnos a la fiesta desenfrenada de la pasión. 
 
La escritura erótica femenina de la mano de Marilén no quebranta ninguna mirada ni tampoco la palabra; las reconsidera todas. Incita a reexaminar el vínculo de la mujer con el cuerpo y con la palabra, y a reexaminar con la mirada los lugares intermedios entre su cuerpo y el relato.
 
El sueño de esta «soñadora a tiempo completo» va tomando forma: publicar su primer libro. Aunque su proyecto de vida no es dedicarse a la literatura por entero. Pero en medio hay muchas publicaciones en Instagram, ilustradas con imágenes suyas, y una interacción diaria con los lectores, que ella considera una de los elementos clave de su éxito.
«Memoria e imaginación»

P. ¿Cuándo comenzó tu interés por el mundo de la literatura erótica?

R. Sonará curioso, pero surgió hace apenas dos años a raíz de toparme accidentalmente con ella por Instagram. Descubrí a un autor que mientras él insistía en autodescribirse como amateur yo no podía dejar de leer con absoluto estupor cada uno de sus relatos. Me enganchó hasta tal punto lo que me hacía sentir ese estilo literario, que decidí lanzarme de cabeza. Hasta aquel momento mi lectura se había basado principalmente en la narrativa y la poesía.
 
P. ¿Desde cuándo escribes?
 
R. La pregunta que me haría sería si alguna vez supe vivir sin hacerlo. Me acuerdo que con once años ya fantaseaba sobre el amor con una máquina de escribir como confidente. Imaginaba cómo sería ponerle forma a aquel batallón de sueños que amenazaban con cumplirse si era capaz de mantenerlos vivos en el tiempo; y aún hoy sigo dándoles de comer para que no mueran de inanición.
 
P. ¿Cuales son los poetas/escritores que más admiras?
 
R. Alejandro Sanz por encima de los demás. Hace malabares con nuestros sentidos sin compasión ninguna.
 
Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat, Vanesa Martín, Jaime Sabines, Coque Malla, Mario Benedetti, Pablo Neruda, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Luis Eduardo Aute, Marwan, Jorge Drexler, Manolo García, Antonio Vega… 
 
Tengo una lista interminable de cabezas a las que les envidio profundamente su capacidad intelectual y sensitiva. Seres absolutamente fascinantes a los que solo puedo limitarme a admirar sin hacer ruido.
 
P. ¿Por qué elegiste el microrrelato para expresar tu prosa?
 
R. Creo en que «Lo bueno, si breve, dos veces bueno». Con eso no quiero decir que lo que hago sea de calidad. Me refiero a que estamos en el siglo XXI, vivimos con prisas, a menudo apenas disponemos de tiempo para nosotros, pero mantenemos la misma necesidad de que nos hagan vibrar y sentir que a nuestros antepasados. Los microrrelatos, al basarse en impactos, tienen la capacidad de atravesar rápidamente una cabeza y permanecer por mucho tiempo en ella.
 
P. ¿Qué cosas te sirven de inspiración a la hora de escribir tus microrrelatos?
 
R. La memoria y la imaginación son mis mejores aliados.
Numen y cotidianidad
P. ¿Se puede escribir sin inspiración? 
 
R. Imagino que sí, pero siempre me he negado a forzarme las ganas. Quiero que mis textos se puedan leer desde la autenticidad y recién salidos del horno para poderlos consumir apreciando todos sus matices. Y para conseguir eso, dependo completamente de un soplo de inspiración.
 
P. ¿Es la escritura la mejor forma de expresar lo que dice tu corazón?
 
R. Sin duda, para mí lo es junto con la música. Durante una década fui cantante de un grupo y lo que siento al escribir se asemeja mucho a lo que me pasaba cuando cantaba: es elevarse e invitar al resto a que lo hagan contigo.
 
P. ¿Alguien que trata de transmitir los sentimientos de sus personajes tiene reparos a la hora de transmitir los suyos propios?
 
R. Para nada. De hecho, detrás de muchos de los relatos que publico se esconden vivencias propias. Reconozco que soy algo tímida, pero esto nunca me ha hecho de stopper a la hora de dejar fluir lo que deseo transmitir. En mi vida personal me entrego sin límites ni limitaciones, no quiero que se quede nada en el tintero. 
 
Desconocemos cuándo nos va a tocar bajarnos de este tren llamado vida y uno de mis mayores miedos es morir o despedir a un ser querido y sentir que no le hice saber hasta qué punto me importaba. 
 
P. ¿Le dedicas muchas horas a la escritura?
 
R. Manda el duende de la inspiración. 🙂
 
P. ¿Cuál es tu parte favorita de este proceso creativo?
 
R. El momento de inspiración que te sorprende paseando por la calle, comprando una barra de pan o en el metro escuchando una canción y tienes que abrir automáticamente la aplicación de Notas del móvil para inmortalizar la idea.
Sinceridad y empatía
P. ¿Estás de acuerdo con la gente que dice que la escritura erótica no tiene glamour?
 
R. Les diría que el erotismo no busca el glamour sino hacer vibrar y que, como todo en la vida, o te llega o pasa de largo. Todo es respetable.
 
P. ¿Qué tendría que suceder para acabar con este rechazo?
 
R. ¡Buena pregunta! Pienso que aún existen muchos tabúes y prejuicios en la sociedad que nos limitan a la hora de disfrutar plenamente de la grandeza del erotismo, que a su vez está estrechamente atado a la sexualidad (sobre todo a las mujeres). Hablar abiertamente de ello y disfrutarlo, aún hoy, es todo un atrevimiento. 
 
Tenemos mucho trabajo por delante, pero estoy convencida de que los tiempos han cambiado y que, poco a poco, se irán rompiendo esas cadenas invisibles que tanto nos han atado durante décadas. El pasado nunca regresa y nosotros ya le pertenecemos a una nueva era.
 
P. ¿El amor es magia? ¿Y el sexo?
 
Física y química, cuerpo y alma… ¿En qué punto se encuentra exactamente la magia? Pienso que en ambos.
 
Sentir amor nos encumbra a un nivel espiritual e intangible. Prueba de ello es que somos capaces de amar a alguien sin necesidad de tenerlo, porque la mente es infinita. Por otro lado, en las relaciones carnales se establecen lazos energéticos y, por supuesto, también se puede llegar a generar tal sinergia entre las materias que se podría describir como algo realmente mágico.
Libros y escritores
P. ¿Cuáles son tus grandes referencias en el mundo de la literatura?
 
R. He aprendido y aprendo a diario de tanta gente que me faltarían páginas y memoria para mencionarlos a todos.
 
P. ¿Cuáles son tus libros favoritos?
 
R. Lo último que he leído ha sido la obra de arte de Almudena Grandes Las edades de Lulú. Esta autora siempre es una apuesta segura, ya que tiene una cabeza infinita y cualquier viaje que emprende lo convierte en destino. 
 
Para los amantes de los animales Perros e hijos de perra de Arturo Pérez-Reverte, imprescindible. 
 
Te espero en la última esquina del otoño de Casilda Sánchez Varela trata el amor con una exquisitez abrumadora, diría que hasta hipnótica.
 
Y de Marwán, sinceramente, no sabría con cuál quedarme, porque es un poeta que consigue entrecortarme la respiración. Quizás destacaría Todos mis futuros son contigo, Los amores imparables y La triste historia de tu cuerpo sobre el mío.
 
P. ¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado a la hora de escribir?
 
R. Querer hacerlo y sentirme tan abatida que no me saliera ni una sola palabra. Como si alguien le hubiera dado repentinamente al cuadro eléctrico provocando un «apagón general». 
 
P. ¿Qué consejos le darías a una persona que quiera dedicarse a la escritura?
 
R. ¿Quién soy yo para dar consejos a nadie? Lo único que me atrevería a decirle (y desde la humildad de quien sabe que le queda todo por aprender) es que protegiera a toda costa su esencia, aquello que le hace diferente. Y sobre todo, que no soltara su sueño a la primera de cambio, porque la vida casi siempre termina comiendo de la mano del que nunca dejó de intentarlo.
Instagram y humildad
P. ¿Hasta el momento, ¿de cuáles de tus microrrelatos estás más orgullosa?
 
R. Todos los considero importantes por lo que significan, pero orgullosa no me siento de ninguno.
 
P. ¿Cambiarías algo de los primeros microrrelatos que escribiste?
 
R. No. Mis primeros microrrelatos tienen la esencia de lo que sentía en aquel momento y de cómo lo sabía plasmar. 
 
P. ¿Qué valores y competencias crees que debe tener una persona para poder escribir?
 
R. En primer lugar, y quizás la más obvia, saber escribir. Aunque también pienso que esta habilidad por sí sola no se sostiene si no está estrechamente ligada a la capacidad de transmitir para que se genere la conexión entre lector y escritor.
 
Por otro lado, la imaginación juega un papel fundamental. Hay que saber crear situaciones en la mente para luego ponerles forma. Hace no mucho leí que la imaginación le brinda al escritor esos elementos que la realidad no satisface y le ayuda a condimentarla. Y no puedo estar más de acuerdo.
 
Por último, un valor que considero esencial es la humildad. Los lectores son sabios y solo ellos tienes el poder de ubicarte en el lugar que te corresponde, porque solo ellos saben qué sienten al leerte. 
 
P. ¿Crees que las redes sociales son la mejor herramienta para que las escritoras podáis conectaros con el público actual?
 
R. Vivimos constantemente conectados al mundo a través de una pantalla. Las redes sociales son la mayor plataforma para poder asomarse a él y tomar la temperatura del ambiente. 
 
P. Tienes multitud de seguidores y una presencia muy activa en Instagram. ¿Por qué te gusta tanto esta red social?
 
R. Para mí es esencial empatizar y crear un nexo de unión con los «seguidores» (no me gusta en absoluto este término), y esta red social me da la posibilidad de acortar distancias gracias al valor añadido de la fotografía y los vídeos.
 
P. ¿Qué destacarías de esta red social? ¿Por qué la elegiste para publicar tus relatos e imágenes?
 
R. Principalmente, por lo que os comentaba en la anterior pregunta, porque permite conjugar texto con imagen. Hace tiempo se me pasó por la cabeza crearme una cuenta en Twitter, pero lo descarté. Por el momento Instagram seguirá siendo «el sitio de mi recreo».
 
P. En tu perfil de Instagram te defines como una «soñadora a tiempo completo». ¿Qué es exactamente una «soñadora a tiempo completo»?
 
(Se ríe). Porque lo hago las 24 horas del día. ¡Es un recurso de supervivencia!
«...que si esto es fuego, quiero morir ardiendo en tu cielo.»
P. ¿Cuáles de tus proyectos se han quedado completamente en el camino o en el olvido?
 
R. Todos los proyectos que tengo están aún en construcción. 
 
P. ¿Nos puedes adelantar algo sobre tus futuros proyectos?
 
R. ¡Sí, claro! Más que un proyecto lo definiría como una ilusión y es ponerle, algún día, forma a todo lo que tengo escrito con un libro, aunque, hoy por hoy, no está entre mis prioridades. La vida me ha enseñado que marcarse objetivos y metas a corto plazo provoca que los trabajes con más intensidad. Y mi gran proyecto ahora mismo es sencillamente seguir escribiendo y compartirlo en mi cuenta. Como dice la canción: «Me conformo con nada, con todo y con más». Así que estoy dispuesta a dejarme sorprender por todo aquello que llegue sin avisar y consiga arrancarme una sonrisa.
 
P. ¿Nos puedes recitar alguno de tus microrrelatos? 
 
¡Por supuesto! A ver si os gusta este:
 
R. «Callamos al grito de los que desesperan por amarse mientras nos ahogamos en un mar de sueños insaciables. Furtivos de horas inconexas, sedientos de esperanza, devaneos constantes, desencadenante de todas mis artes… Me exiges que convierta mi garganta en el hogar de tus delirios, caer vencido en mi espalda mientras dibujas en ella la palabra jamás nombrada. 
 
Quiero que me traces un camino hacia tu altar para dejarte una ofrenda que quede bailando en tu entrepierna. Que si es pecado adorarte que me permitan al menos confesarme; que si esto es fuego, quiero morir ardiendo en tu cielo. Gemidos que hoy ya resuenan en las paredes de mi mente y no encuentran bastión donde esconderse. Enloquecida realidad desde la que te evoco, eterno vaivén en la sombra, mi itinerario entrecortado en la bifurcación de tu vientre, donde pierdo el norte, el sur, el este y oeste.
Sentimientos en celo que arañan la consciencia mientras nos van marcando el duro camino de vuelta».
 
P. Es fantástico, Marilén. Está lleno de ternura, pasión y sensibilidad. Tienes un futuro muy prometedor por delante. 
 
P. ¿Les puedes mandar un mensaje de agradecimiento a todos los seguidores que están leyendo este artículo?
 
Seré breve: GRACIAS por haber creído en mí cuando yo apenas lo hacía. GRACIAS por mirarme siempre con ojos de cariño y de respeto. Y GRACIAS por permanecer.
 
Y sobre todo, gracias de corazón a ti Juanma y a ViveOnline por este precioso regalo. 

El trabajo, el instinto y su personalidad distinguen a esta cultivadora de pasiones ancestrales e impulsos modernos. Sus microrrelatos sorprenden, pero esperamos su libro con sosiego y una enorme curiosidad. ¡Seguro que nos sorprendes Marilén! ¡Gracias por permanecer un ratito con nosotros!

Puedes seguir a Marilén en:

Instagram: @ozmarlen

Si te ha gustado la entrevista, por favor, comparte y comenta ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *