ViveOnline

María Cantuel: «Nunca he sentido tanto silencio en un set de rodaje como trabajando con José Luis Garci»

El futuro del cine español lleva su nombre escrito: María Cantuel.

La intérprete madrileña es el prototipo de actriz moderna, independiente y comprometida que impera en el cine actual.

Puede presumir de haber trabajado con José Luis Garci, uno de los más grandes cineastas que ha dado España, en «El crack cero».

Juventud y espontaneidad

En el cine español tenemos un gran número de actrices de primer nivel, tanto veteranas como noveles. Aunque sería muy difícil quedarse con una generación determinada, hay una que destaca por encima de todas: la de las nuevas promesas femeninas. Desde hace unos años están apareciendo en escena muchas actrices de indudable potencial, con unas evidentes muestras de talento que no hacen sino predecir un futuro halagüeño para cada una de ellas. Y dentro de este prometedor grupo de intérpretes destaca y brilla con luz propia María Cantuel

María tiene una trayectoria televisiva impresionante y ha trabajado en series de televisión tan emblemáticas cómo Águila rojaAmar en tiempos revueltosHospital CentralEl barcoEl corazón del océanoVíctor Ros o La zona. Pero su consagración en la pequeña pantalla se produjo cuando interpretó a Isabel de Aragón, infanta de Castilla y Aragón y reina consorte de Portugal, en Isabel.

No era de extrañar que con semejante currículum televisivo, y siendo una de nuestras actrices jóvenes con más talento, su nombre fuese requerido para protagonizar El crack cero, del maestro José Luis Garci. Aunque crítica y público casi nunca se suelen poner de acuerdo, su deliciosa, trágica y asombrosa interpretación de Adelala dulce novia del detective Germán Areta (Carlos Santos) en esta película los dejó a todos bastante impresionados. 

Polivalencia en sus interpretaciones

La actriz madrileña protagoniza algunos de los instantes más emotivos, íntimos y profundos de este filme. Su personaje, efímero pero sumamente intenso, es la luminosidad y la juventud, aunque también tiene su punto triste: una chica que, aunque vive un idilio muy hermoso con un detective privado, ha tenido que sobrevivir a unas situaciones personales muy nocivas.

Detrás de la mirada inocente y la voz plácida de María se esconde una actriz de carácter y mucho talento. Todas sus interpretaciones resultan verosímiles y ha desempeñado con solvencia multitud de personajes con perfiles muy diferentes.También se ha dejado querer por el teatro y ha participado en obras tan importantes como La vida es sueñoAbre el ojoEn fuera de juego o AB Negativo.

Alejada del foco mediático de la prensa rosa y los chismorreos, María es todo un ejemplo de discreción y sensatez. Tenemos claro que su nombre va a sonar con mucha fuerza durante las próximas décadas, porque su forma de caminar, su manera de hablar, actuar ante la cámara o incluso su personalidad nos recuerda al de las grandes actrices del cine clásico de Hollywood.

Análisis del personaje y naturalidad
P. ¿Cómo te preparas o trabajas los matices de cada uno de los personajes que interpretas?
 
R. Depende un poco del personaje, pero siempre me gusta hacer un trabajo previo de investigación a través del texto, del trabajo corporal, de la intuición para descubrir cuáles son los colores que más predominan en ese personaje concreto. Me gusta hacer también un trabajo de análisis emocional, de acciones y reacciones del personaje, para comprender mejor esa mente y poder mirar a través de sus ojos y sentirlo a través de sus sentidos.
 
P. ¿Cómo definirías tu carrera profesional hasta el momento y hasta dónde te gustaría llegar como actriz?
 
R. Empecé con mucho trabajo y sentí una gran confianza en mí. Estoy agradecida de disfrutar creando personajes muy diversos y complejos desde que era muy pequeña. Poder seguir haciéndolo con el paso del tiempo es maravilloso. Me gustaría seguir explorando diferentes personajes, nuevos retos, expandiendo mi creatividad, dando voz a personajes carismáticos, con tonos más oscuros, diferentes y que nos muevan emociones a todos. También me gustaría trabajar fuera, tal vez en producciones francesas o americanas. 
 
En cuanto a la pregunta de hasta dónde me gustaría llegar, para mí es un camino, una línea que toma diferentes direcciones o movimientos. A veces recta, a veces en espiral, de muchos colores y siempre la veo infinita. Así que hasta ahí quiero llegar.
 
P. ¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado en tu brillante carrera profesional?
 
R. Todos son retos. A mí me gusta mucho y creo en la transformación del actor a todos los niveles, y algo importante en cada personaje es que tenga vida propia y sea único y diferente a todo lo que he ido haciendo. Tal vez con Adela, en El crack cero, lo vi como un gran reto porque es un personaje que tiene mucha luz. Estoy acostumbrada a personajes más traumados, con una psicología más profunda y con unos acontecimientos que pesan sobre ellos. Adela tiene tanta luz, que dar naturalidad, organicidad y a la vez sensibilidad y magnetismo, sin hacer de más, me parecía complejo. 
Cuando se aúnan profesionalidad y belleza
P. Siempre has dicho que solo quieres que te valoren por tu trabajo y no por tu físico. ¿Crees que después de tu dulce y dramática interpretación de Adela en El crack cero lo has conseguido?
 
R. Creo que eso es algo que conseguí pronto en mi carrera. Cuando salí de la escuela de Arte Dramático ese era mi objetivo, que no vieran solo una cara bonita, y sucedió. Comenzaron a darme personajes muy potentes y sentí que había traspasado esa barrera. Estoy feliz con mi físico. Mi cuerpo es el vehículo a través del cuál doy vida a tantos personajes. Creo que somos una suma de ambas cosas. Poder poner tu cuerpo al servicio del trabajo es lo más maravilloso que hay y que confíen en ti para ello, lo es aún más. José Luis Garci lo hizo conmigo para Adela.
 
P. Nos ha dicho un pajarito que te mueres por trabajar con Pedro Almodóvar y Alejandro Amenábar, entre otros grandes directores españoles. ¿Qué destacarías del universo cinematográfico de estos dos grandes cineastas? 
 
R. Vosotros lo habéis dicho. Son dos de los grandes directores de nuestro cine. Destaco justamente su universo y la esencia de cada uno. Hay muchos directores y directoras con los que me encantaría trabajar y a quiénes admiro: Olivier Laxe, Javier Muñoz, Jorge Sánchez-Cabezudo, Alberto Rodriguez, Paula Ortiz, Daniel Calparsoro, Rodrigo Sorogoyen, Carla Simón, Belén Funes, Carlos Marqués-Marcet, Carlos Vermut, Álex de la Iglesia…
 
P. ¿Te imaginas trabajando toda tu vida como actriz? ¿Eres partidaria de «morirte» encima de un escenario?
 
R. Sí, claro. Ya os he hablado de mi camino infinito.
Emociones y sensibilidad
P. ¿Cuál es la anécdota más divertida que te ha ocurrido durante un rodaje?
 
R. Siempre hay momentos muy divertidos en los rodajes junto a compañeros y compañeras.
 
P. ¿Qué consejos le darías a una persona que quisiera dedicarse a tu profesión?
 
R. Creo que le diría que confíe mucho en ella misma y en su intuición, que disfrute del camino, de crear y que si le entraran dudas o miedos, respire hondo y que recuerde por qué empezó.
 
P. ¿Cuáles son tus actrices favoritas? 
 
R. Admiro mucho a Nathalie Poza, Bárbara Lennie, Penélope Cruz, Clara Lago, María Valverde, Ana de Armas, Aura Garrido, Marina Salas, Irene Escolar, Aida Folch, Carmen Maura, Carmen Ruiz, Greta Fernández, Susi Sánchez, Verónica Echegui…
 
P. ¿Cuáles son tus actores favoritos?
 
R. Javier Bardem, Manolo Solo, Eduard Fernández, Luis Zahera, Gorka Aguinagalde, Carlos Santos, Daniel Holguín, Víctor Clavijo…
 
P. ¿Cómo te ha afectado el coronavirus profesionalmente? ¿Y personalmente?
 
R. Ha sido un parón mundial. La vida se paró de golpe. Profesionalmente nuestra industria está ahora volviendo a calentar la máquina. ¿Cómo me ha afectado? He intentado llevarlo lo mejor que he podido, con unos horarios y rutinas en casa, trabajando, escribiendo para sentirme bien conmigo misma. Adaptándome al momento. Grabándome las pruebas desde casa. Con momentos de preocupación, de tristeza y momentos inciertos como a todos. Emocionalmente tuve momentos tristes. Dejé de ver las noticias a las primeras semanas y de ver mensajes de WhatsApp. A veces me sentaba en el suelo a meditar y solo podía llorar con todo lo que estaba pasando. Soy una persona con una sensibilidad muy alta. 
Valores y competencias
P. ¿Qué valores posees para dedicarte a una profesión tan difícil y sacrificada como la de actriz?
 
R. Creo que cuando uno es artista lo es. No sé si uno elige serlo o es la vocación quien te elige a ti. Tu alma lo trae de serie y está dentro sin más. Lo puedes experimentar, dedicarte a ello o no. Creo que todo el mundo trae ese latido y ese motor o voluntad que le conecta con lo que le hace feliz, con lo que le hace vibrar, para mí es la actuación. Ser actriz. Es verdad que para transitar el camino, me ayuda la paciencia, la constancia, la resistencia, la fuerza y el conocimiento de las emociones, la confianza, volver a la ilusión y al juego, y el trabajo. Supongo que es una dedicación diaria a una vida artística.
 
P. ¿Qué competencias debe tener una persona para dedicarse a tu profesión?
 
R. Puede que una de las más importantes sea la paciencia. Y otra la confianza en uno mismo.
 
P. ¿Háblanos un poco sobre tu personaje de Adela en El crack cero?
 
R. Adela es un personaje lleno de luz. Es una mujer independiente, amante de la lectura, con su trabajo en la perfumería. Es alegre, sencilla, sensible y comparte la vida con Areta. Para mí, Adela, es un punto de apoyo para Areta. Cuando Areta está con ella, podemos ver una parte de él más emotiva, de alguna forma creo que Adela consigue sacar una parte más vulnerable, sin que éste pierda su personalidad.
 
P. ¿Qué te ha supuesto trabajar con un director tan importante para nuestro cine como José Luis Garci? 
 
R. Un regalo. Trabajar con José Luis es algo muy mágico. Yo nunca he sentido tanto silencio en un set de rodaje. Siempre hay silencio y concentración del equipo, pero aquello era otra cosa, era una mezcla de silencio, de respeto, de admiración, de magia… Y es algo que crea él. Nos cuida mucho a los actores y te da mucha confianza.
 
P. ¿Cómo se puso en contacto contigo José Luis para ofrecerte la posibilidad de interpretar a este personaje?
 
R. Contactaron con mi representante. Me citaron para una entrevista con él. Cuando llegué a la entrevista también estaba Carlos Santos por allí. José Luis habló conmigo. Yo me había leído el guion. Me preguntó si me había gustado, y me dijo que había leído que me gustaba que me valoraran por mi trabajo y no por mi físico. Y tras un rato de conversación, salí de allí con el personaje. Él confió en mí para hacer Adela y le estoy muy agradecida.
Sobre gustos no hay nada escrito
P. ¿Cuál es tu escena favorita de la película?  
 
R. Mi escena favorita de Adela y Areta es la escena del Palace. De la película, me encanta la escena de Pedro Casablanc y las tres íes. 
 
P. ¿Sientes alguna similitud con tu personaje o tenéis algo en común?
 
R. Supongo que los personajes llegan a ti porque podemos ponerles algo de nosotros. Creo que puede haber algo en común y de ahí empezar a nutrirse y a crecer en las dos direcciones. El personaje te regala a ti y tú a él. Tal vez el punto en común con Adela sea la luz.
 
P. Creemos que eres el gran descubrimiento de esta película, aunque no hayas recibido ninguna nominación o premio por tu maravillosa interpretación. ¿Te sentiste decepcionada cuando te dejaron fuera de las nominaciones a los Premios Goya en la categoría de mejor actriz revelación? 
 
R. No, para nada. Yo estoy muy contenta con mi trabajo y con entrar en el cine de la mano de José Luis. El arte es muy subjetivo, lo que nos gusta a unos, puede no gustar a otros y así. Sí que me dio tristeza que no tuviéramos ninguna nominación. La película es muy buena, hay un trabajo en equipo maravilloso. Miguel Ángel Muñoz y Carlos Santos se merecían estar nominados. Guion, fotografía, vestuario… Yo le hubiera dado muchas nominaciones, pero como os digo, el arte es muy subjetivo.  
 
P. Hemos visto que has hecho microteatro. Háblale un poco a todas las personas que están leyendo esta entrevista sobre el microteatro y sobre la obra de teatro que estás escribiendo.
 
R. El Microteatro para mí es una experiencia que recomiendo a tod@s, porque es algo muy íntimo y casi puede sentirse como un teatro cinematográfico. Tener al público tan cerca es como tener la cámara en un primer plano.
 
Estoy en proceso de reescritura con mi obra de teatro. Es una historia de una chica que tiene un bloqueo creativo, pero yo quería contarlo desde un lugar científico, desde el cerebro, así que ahí está la complejidad de la historia. Lo que cuento es un proceso cerebral de un artista. El trabajo lleva mucha investigación sobre el cerebro, la neuroemoción, la mente, las emociones, la psicología y el comportamiento humano. Disfruto mucho con ello. 
 
Tengo un equipo de actrices maravillosas, Antonia Payeras, Cris Gallego y una cantautora y compositora amiga, Vicky Gastelo. La obra tiene vida propia y siento que nos va impulsando y aportando muchas cosas a todas. 
 
Ahora con todo este momento del COVID-19, no sé qué va a pasar con los teatros y cómo vamos a avanzar con todo. Es un misterio. Confío en que todo vaya a bien y a mejor.
 
«Siempre nos quedará París...»
P. ¿Qué diferencias y qué similitudes encuentras entre cine, teatro y televisión? 
 
R. Hoy en día la televisión y el cine tienen pocas diferencias. Hay proyectos muy potentes en ambos medios. Las series tienen una gran calidad y ahora incluso se hacen películas directamente para plataformas en lugar de estrenarlas en salas de cine. 
 
La diferencia que veo entre el audiovisual y el teatro es tal vez el trabajo corporal. En cámara todo es muy atómico y de partícula que vibra, la cámara te lee a unos niveles muy profundos e íntimos. En el teatro tienes mayor disponibilidad de trabajar tu cuerpo. Yo siempre pongo este ejemplo: si tú miras de arriba abajo a alguien, en cámara con un movimiento de ojos el público lo ve. En teatro tal vez un pequeño movimiento de cabeza ayude al de la última fila a entender que estás llevando a cabo esa acción.
 
Yo disfruto mucho actuando en los tres escenarios. Soy feliz delante de una cámara o en un escenario.
 
P. Las salas de cine están hechas a prueba de bomba. Llevan muchas décadas queriéndolas «matar» y se han enfrentado a «enemigos» tan peligrosos y variados como la radio, los discos, las crisis económicas, la televisión, el vídeo doméstico o los videojuegos. Ahora son Internet y el streaming quienes las están «amenazando». ¿Qué opinas de las plataformas digitales como Netflix? ¿Cómo crees que será el cine del futuro?
 
R. Pues ya lo veis, el futuro está aquí, ya está pasando. Ahora hay muchas plataformas y se necesita mucho contenido, creo que eso ha generado y está generando mucho trabajo para tod@s. El cine se rueda incluso para estrenar en plataformas directamente. Ahora con el COVID-19, hay películas que no realizan estrenos en cine y han ido directamente a alguna plataforma. Supongo que hay que adaptarse a las nuevas tecnologías y avances. 
 
Aunque me encantaría que sigamos haciendo cine y podamos disfrutar de nuestras películas en las salas de cine. Para mí es un momento muy mágico, sentarte en la butaca y verlo en pantalla grande. Ojalá exista alguna forma de mantenerlo. Mucha gente dice que el cine quedará para los museos, que también está pasando ya. Un misterio todo… Lo iremos viendo.
 
P. ¿Nos puedes adelantar algo sobre tus futuros proyectos?
 
R. Estoy con diferentes pruebas para proyectos nuevos. Y aprovechando para escribir y seguir desarrollando mis propios proyectos. Una obra de teatro, una serie y un par de cortometrajes sobre los que estoy trabajando.
 
P. ¿Le puedes mandar un mensaje de agradecimiento a tus seguidores?
 
R. Muchas gracias por el cariño y el apoyo siempre. Sin el público que disfruta de lo que nosotros creamos, nada tendría sentido. Porque sigamos compartiendo mil historias más que os hagan sentir y os emocionen…
Larga vida a la ficción española y a nuestro teatro.
 
Y muchas gracias a vosotros por el tiempo y la dedicación a nuestro trabajo. Un abrazo. 

Inteligente, sensible y creativa María nos ha dejado un semblante que tardaremos en olvidar mucho tiempo. Clara y sencilla nos ha sumergido en su personaje y desde aquí te auguramos muchos éxitos. ¡Te deseamos lo mejor María! ¡Y gracias por depararnos parte de tus pensamientos!

Puedes seguir a María en:

Instagram: @maria_cantuel

Twitter: @MCantuel

 

Si te ha gustado la entrevista, te invitamos a que compartas y comentes   ¡¡Gracias!!

6 comentarios en “María Cantuel: «Nunca he sentido tanto silencio en un set de rodaje como trabajando con José Luis Garci»”

  1. El Cabalista Atlante

    Maravillosa entrevista.
    Esta chica es un Ángel (literal).
    Una mujer con un alma maravillosa, cercana, humilde y trabajadora. Todo mi apoyo y mi energía para un presente y un futuro extraordinario tanto profesional como personalmente. Se lo merece.

  2. María es única!! Cualquiera que la vea actuar o la conozca reconocerá la luz y la fuerza que transmite, es Una actriz comprometida, con profesionalidad, con carisma y polifacética. Una actriz con mayúsculas

  3. Pedazo de entrevista a una pedazo de actriz, pura dulzura, sensibilidad y arte. Seguro que no será la última entrevista que lea de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *